Sígueme

El Señor dice: «Te guiaré por el mejor sendero para tu vida; te aconsejaré y velaré por ti.” (Salmo 32.8, NTV)

En el mundo lógico necesitamos saber hacia dónde vamos para sentir que todo lo que hacemos tiene propósito. Y hemos aprendido que el que no sabe hacia dónde va no llegará a ningún lado. Eso es algo que tiene mucho sentido. Sin embargo, algo que he notado es que cuando Dios llama, rara vez da detalles. A Abraham le dijo vete a la tierra que te mostraré y punto. A la mayoría de sus discípulos solo les dijo “Sígueme” y a un par de ellos les agregó “Siganme y los haré pescadores de hombres” Esa frase, pescadores de hombres, para nosotros que conocemos la historia completa tiene sentido pero para ellos en ese momento no tenía mucho sentido.

Lo que intento decir es que el llamado de Dios para nuestras vidas es “Síganme” y punto. Y la respuesta que Él espera de nosotros es que demos el primer paso en dirección hacia él sin preocuparnos de cuál será el siguiente paso o cuál será el destino final. Pero si nos aferramos al razonamiento lógico de no movernos hasta no saber a dónde vamos, ¡Nunca conoceremos la Voluntad de Dios para nuestra vida! Porque será solo al ir caminando poco a poco en Fe y bajo su guía que iremos descubriendo hacia dónde vamos. Y una vez que lleguemos sabremos cuál era la Voluntad de Dios que no nos había sido revelada antes.

Es necesario que nuestra relación con Jesús crezca cada día más, ya que es por medio de esa relación que le conocemos más y más y a medida que le conocemos aprendemos a distinguir su voz, la cual nos va indicando hacia dónde ir. Si no sabemos distinguir su voz no sabremos hacia donde dar el siguiente paso en nuestra vida.

En resumen, no te preocupes tanto por conocer hacia dónde lleva Dios tu vida. Te aseguro que Él sabe muy bien hacia dónde llevarla. Más bien esfuérzate por conocerlo más a Él. Redúcele el volumen a los pensamientos de este mundo y llena tu mente de los pensamientos de Dios, por medio de SU Palabra y la oración.

Es en medio de esa relación profunda y especial que Él te dirá si en este momento estás en el lugar apropiado o no y cuál es el siguiente paso que debes dar.

Si caminas siguiendo las pisadas de Jesús no tienes que preocuparte de llevar un mapa sino más bien debes enfocarte en no perder de vista sus huellas. Él sabrá bien por donde llevarte y te aseguro que no necesita de tus “sugerencias” para poder hacerlo mejor. Descansa en Él, confía en Él y Él te llevará a lugares que nunca imaginaste podrías llegar. Esto no significa que tu vida será color de rosa; lo que significa es que cuando estés atravesando las dificultades, que seguro vendrán, podrás recibir la fortaleza del Espíritu Santo y seguir caminando firme a pesar de la adversidad porque Él irá delante de ti en todo tiempo.

Le pido a Dios que esta reflexión pueda cumplir su propósito en tu vida.Oremos,

Gracias Señor por este momento y por la oportunidad de ser transformados en nuestra forma de pensar por medio de tu Palabra. Te pido Señor que nos ayudes a ser más diligentes en nuestra búsqueda de tu Presencia. Que nos transformes en hombres y mujeres de oración y en meditadores de tu Palabra. Que tu voz sea cada vez más clara para nosotros y que seamos una generación que camine acorde a tu voluntad y no acorde a los estándares de este mundo. Te pido que este mensaje pueda llegar a miles de personas y que produzca fruto abundante para tu reino en el nombre de Jesús. Amén.

¿Qué piensas de este artículo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .