Ni de aquí ni de allá

El COVID 19 a venido a sacudir a la Iglesia de Cristo. Creo que esta siendo una buena prueba para fortalecer al Cuerpo de Cristo. Nos está desafiando a valorar lo que realmente importa en el cristianismo. La Palabra de Dios, la comunión con otros creyentes, el poder de la oración. Etc.

Y nos está revelando donde realmente estamos en cuanto a nuestra relación con Dios.

En el libro de Apocalipsis, Jesús por medio del apóstol Juan les envía un mensaje a 7 iglesias de la época. Para hacerles ver las áreas en que estaban fallando y mostrarles cuál era el camino correcto a seguir.

Hoy vamos a estudiar el mensaje a una de esas iglesias y ver si de repente aplica a nosotros en algún nivel. Veamos el mensaje a la Iglesia en Laodicea.

Apocalipsis 3.14–22 (NTV)

14 »Escribe esta carta al ángel de la iglesia de Laodicea. Este es el mensaje de aquél que es el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la nueva creación de Dios: 

15 »Yo sé todo lo que haces, que no eres ni frío ni caliente. ¡Cómo quisiera que fueras lo uno o lo otro!; 

16 pero ya que eres tibio, ni frío ni caliente, ¡te escupiré de mi boca! 

17 Tú dices: “Soy rico, tengo todo lo que quiero, ¡no necesito nada!”. Y no te das cuenta que eres un infeliz y un miserable; eres pobre, ciego y estás desnudo. 

18 Así que te aconsejo que de mí compres oro —un oro purificado por fuego— y entonces serás rico. Compra también ropas blancas de mí, así no tendrás vergüenza por tu desnudez, y compra ungüento para tus ojos, para que así puedas ver. 

19 Yo corrijo y disciplino a todos los que amo. Por lo tanto, sé diligente y arrepiéntete de tu indiferencia. 

20 »¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo. Si oyes mi voz y abres la puerta, yo entraré y cenaremos juntos como amigos. 

21 Todos los que salgan vencedores se sentarán conmigo en mi trono, tal como yo salí vencedor y me senté con mi Padre en su trono. 

22 »Todo el que tenga oídos para oír debe escuchar al Espíritu y entender lo que él dice a las iglesias». 

Recordemos que le esta escribiendo a la Iglesia! No es a los inconversos, es a los creyentes. Y les dice que no son ni fríos ni calientes. Son Tibios!

¿A qué tibieza se refiere?

17 Tú dices: “Soy rico, tengo todo lo que quiero, ¡no necesito nada!”. Y no te das cuenta que eres un infeliz y un miserable; eres pobre, ciego y estás desnudo.

La tibieza es que piensan que son ricos y no les hace falta nada y no se dan cuenta de la realidad que viven.

Laodicea es una iglesia tibia porque pone su mirada solo en las cosas materiales y no en las espirituales.

Hay creyentes que tienen riquezas de este mundo, pero viven en bancarrota espiritual.

Es el creyente que tiene su vida llena de cosas, pero vacía de significado.

Es aquel cristiano que si tiene iphone, Netflix y Amazon se siente realizado aunque le falte comunión con Dios. Pero es cristiano!!!  Solo que no es ni frío ni caliente. 

No se le puede acusar de mundano porque no anda en camino de pecadores, pero Dios lo conoce y sabe que no anda caminando con Él tampoco.

La actitud de un cristiano así a Dios le da asco y por eso al final de los tiempos si no se arrepiente será vomitado de la boca de Dios.

Laodicea era una ciudad comercial muy rica. Unos 35 años antes de que esta carta fuera escrita fue destruida a causa de un terremoto. En aquellos tiempos eso podría haber significado desaparecer del mapa. Pero esta ciudad no solo permaneció sino que aún cobro más fuerza que antes. Entonces la gente local se sentía orgullosa y autosuficiente. 

Cuando la iglesia se formó en aquel lugar esas mismas características pasaron a formar parte de ella. La iglesia se sentía orgullosa y autosuficiente. Sin darse cuenta la cultura del lugar era la que regía su visión del mundo y no la Buena Noticia de Jesús. Eso me hace pensar en la iglesia de hoy día que tienen las mismas metas que el mundo. El mismo estilo de vida, viendo las mismas películas, disfrutando de la misma música secular, idolatrando los mismos artistas, rigiéndonos por las mismas normas morales. Tristemente la Iglesia de Cristo está alcanzando las mismas estadísticas del mundo en cuanto a divorcios, suicidios, estilos de vida. Nos hacemos llamar cristianos pero vivimos por los mismos estándares de los no creyentes en lugar de vivir por el estándar de Jesús. Nos importa más quedar bien con el mundo que quedar bien con Dios.

Veamos que consejo del da Dios.

18 Así que te aconsejo que de mí compres oro —un oro purificado por fuego— y entonces serás rico. 

Para ayudarnos a entender el concepto del oro purificado por fuego vámonos a 

1 Pedro 1.6–7 (NTV)

6 Así que alégrense de verdad. Les espera una alegría inmensa, aun cuando tengan que soportar muchas pruebas por un tiempo breve. 

7 Estas pruebas demostrarán que su fe es auténtica. Está siendo probada de la misma manera que el fuego prueba y purifica el oro, aunque la fe de ustedes es mucho más preciosa que el mismo oro. Entonces su fe, al permanecer firme en tantas pruebas, les traerá mucha alabanza, gloria y honra en el día que Jesucristo sea revelado a todo el mundo.

Aquí Pedro describe la Fe como algo más valioso que el oro! Y es refinada por medio de la prueba así como el oro es refinado por medio del fuego. Este es el tipo de oro refinado que Jesús nos sugiere comprar de parte de él.

Muchos creyentes le tienen miedo a la aflicción que viene de vivir para Dios. Están más preocupados por impresionar a la gente que de vivir para Dios. No están dispuestos a sacrificar su comodidad o prestigio por causa de la Buena Noticia.

Quieren solo un poco de Jesús. Lo suficiente como para sentirse mejor pero no tanto como para tener que obedecerle o sacrificar algo. Desechan por completo, con o sin intención, el versículo que dice “ Si alguno quiere ser mi discípulo, niéguese a si mismo, tome su cruz y sígame”

No tengas miedo de perderlo todo en esta tierra por causa de Jesús.

Mateo 16.25–27 (NTV)

25 Si tratas de aferrarte a la vida, la perderás, pero si entregas tu vida por mi causa, la salvarás. 

26 ¿Y qué beneficio obtienes si ganas el mundo entero pero pierdes tu propia alma? ¿Hay algo que valga más que tu alma? 

En otras palabras el consejo de Dios aquí es… Busca las cosas de arriba

Colosenses 3.1–4 (NTV)

1 Ya que han sido resucitados a una vida nueva con Cristo, pongan la mira en las verdades del cielo, donde Cristo está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios. 

2 Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. 

3 Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios. 

4 Cuando Cristo —quien es la vida de ustedes— sea revelado a todo el mundo, ustedes participarán de toda su gloria. 

El Segundo consejo es…

Compra también ropas blancas de mí, así no tendrás vergüenza por tu desnudez, y compra ungüento para tus ojos, para que así puedas ver. 

Hay una generación de iglesia que cree que esta limpia porque no es tan mala. Racionalizan el pecado y encuentran una y mil formas de justificarlo. Pero NO!! Muchos creyentes han regresado  a la trampa de esforzarse por hacer buenas obras para compensar sus pecados. Piensan que cada cosa buena que hagan va a borrar cada cosa mala que haya hecho.  NO!! La única forma de limpiar nuestros vestidos y hacerlos blancos es por medio de Jesucristo. No hay otro camino al Padre. No puedes depender de ti mismo para ser cristiano. Necesitas a Jesús o a Jesús. Con humildad acércate a Él y reconoce tus fallas he imperfección y acepta que solo por su sacrificio puedes ser aceptado por Dios. Dedica tu vida para SU Propósito y no para tu satisfacción. Entonces y solo entonces podrás ver con claridad. Tu ceguera será sanada.

19 Yo corrijo y disciplino a todos los que amo. Por lo tanto, sé diligente y arrepiéntete de tu indiferencia. 

Cuando vienen confrontaciones como esta a tu vida es porque Dios te ama y quiere que corrijas tu rumbo. No mañana, hoy comienza a andar en la dirección correcta. La Palabra arrepentimiento significa cambio de dirección y/o cambio de meta. Ya no sigas el camino de la indiferencia o la apatía espiritual. Deja de vivir para el éxito terrenal y vive para el propósito de Dios.

Y todo esto es el preámbulo para este precioso versículo….

20 »¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo. Si oyes mi voz y abres la puerta, yo entraré y cenaremos juntos como amigos.

Jesús le está hablando a aquella iglesia que se a ocupado tanto de lo terrenal que lo ha dejado a él afuera! Pero él está dando otra oportunidad… Sigue brindándonos su amistad sin reproche. Le vas a permitir entrar hoy? Vas a cambiar tus metas? Vas a dejar que él transforme tu perspectiva de la vida?

¿Qué piensas de este artículo?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .