Dios es Sin Igual

Reflexiones de la Vida y la Palabra de Dios por el Pastor William Arévalo

Etiqueta: Fe

Reliant 88

Era el año 2001, yo tenía 23 años de edad y vivía en mi natal Guatemala. Por increíble que parezca aún no sabía conducir un vehículo y me movilizaba en el transporte público o con las personas de la iglesia que me hacían el favor de llevarme a casa después de los servicios. En ese momento mi familia y yo  no teníamos vehículo y eso hacía que se alejaran aún más las posibilidades de que aprendiera a conducir uno. Cada vez que iba en el transporte público y veía los vehículos pasar a nuestro lado yo le oraba a Dios pidiendo que me proveyera de uno. Luego veía la realidad de mi situación económica y me costaba un poco mantener la fe de que Dios podría proveerme alguno en el mediano plazo.

Una noche cuando terminé de ministrar la alabanza en el Congreso Juvenil  que se llevaba a cabo en nuestra iglesia me di cuenta de que ya era muy tarde para conseguir transporte público a mi casa y que debería preguntar a alguien si me podría llevar. Gracias a Dios una familia se estrechó en su  vehículo y muy amablemente me llevaron hasta mi hogar. Una vez más me encontré pidiéndole a Dios que supliera mi necesidad de un vehículo propio.

A la mañana siguiente durante el congreso juvenil se me acercó un amigo y me preguntó si yo tenía licencia de conducir a lo que respondí que no, luego el me dijo – No se porqué siento la necesidad de decirte que ya es tiempo de que saques tu licencia de conducir aún sin tener vehículo-  Yo le agradecí por sus palabras y le dije que las tomaría en cuenta; unos minutos más tarde se me acercó otra persona con la misma pregunta y con la misma inquietud pero ella también me dijo “dice el Señor que saques tu licencia de conducir” Finalmente la familia que me había llevado a casa la noche anterior me preguntaron exactamente lo mismo, pero ellos añadieron, ve a sacar tu licencia y nos cuentas cuando ya la tengas. Así que puse manos a la obra y gracias a la ayuda y paciencia de algunos de mis amigos poco a poco aprendí a conducir y finalmente obtuve la licencia un par de meses mas tarde. El mismo día que recibí la licencia recibí también la llamada de la familia que me habían dicho que me comunicara con ellos en cuanto la tuviera así que aproveché a contarles que la había obtenido. Al día siguiente yo estaba atareadisimo con la preparación de un retiro de jóvenes donde estaría sirviendo y al que partiría esa misma noche. Así que durante la tarde tendría el último ensayo con los músicos y luego saldría hacía el evento.

Justo antes de comenzar el ensayo llegaron Mary de Linton y Leila Fletcher (Madre e hija) de la famosa familia que me había llevado a casa la noche del congreso juvenil. Ellas me pidieron hablar “un momentito” y me llevaron al parqueo de la iglesia. Allí Leila me contó que Dios le había bendecido con un vehículo nuevo y que junto a su familia habían orado para decidir qué hacer con el vehículo que utilizaba antes. La primera dirección que habían recibido de parte de Dios era que tenían que ofrendar el vehículo pero no sabían a quién. Luego me dijo que la noche que me habían llevado a casa Dios les había confirmado que el vehículo sería para mí. Así que por eso me insistieron en sacar la licencia lo antes posible. Cuando ella llegó a ese punto de la historia mi corazón latía con fuerza y yo estaba seguro de que era un sueño y que de un momento a otro despertaría para encontrarme de nuevo con la realidad de que no tenía vehículo. Pero los minutos pasaban y yo no despertaba pero tampoco me movía, estaba como en estado de shock. Mary me dijo – William, tu le habías pedido un vehículo a tu Padre Dios y ahora Él te lo está mandando- Luego subimos  al vehículo y por primera vez me senté en asiento del conductor. No pude contener las lágrimas. Ellas oraron para hacer entrega, delante de Dios, de aquel vehículo y pidieron a Dios que me guardara y que me permitiera utilizarlo para el engrandecimiento de su reino. Luego se retiraron. Yo subí al salón donde era el ensayo y no le dije nada a nadie; a decir verdad yo seguía sin creerlo, al finalizar el ensayo mis amigos me preguntaban que me sucedía ya que notaban que había estado llorando y durante el ensayo estaba como distraído. Finalmente les dije. Creo que me acaban de regalar un carro, Dios ha hecho un milagro y ahora tengo vehículo propio. Ellos no lo podían creer y salimos de inmediato al parqueo y allí estaba, era verdad, no era un sueño. Sí, Dios había utilizado a esta bella familia  para contestar mis oraciones. Hasta hoy sigo agradecido a Dios por la obediencia de ellos ya que esta historia a servido para bendecir y alimentar la fe de  muchísimas más personas. Además de servir como un punto de referencia en mi vida personal al recordar que si Dios ya obró de una forma milagrosa antes lo puede volver a hacer. Yo utilicé incansablemente ese vehículo por los siguientes 5 años, hasta que finalizó su ministerio. Era un Plymounth Reliant del año 1988.

Para finalizar quiero dejarte con dos pensamientos.  Dios es capaz de suplir tu necesidad de forma milagrosa, no trates de limitarlo en la forma en que va a hacer llegar sus respuestas a tus oraciones, solamente confía, espera y déjate sorprender. Y lo siguiente es que tú puedes ser instrumento para obrar un milagro de Dios para la vida de alguien más. Sé sensible a su voz y no temas en ser obediente aún en lo que parezca una locura, déjate sorprender.

¡Dios es sin igual!

Y ahora, que toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. ¡Gloria a él en la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde hoy y para siempre! Amén.” (Efesios 3.20–21, NTV)

Photo by Rommel Davila on Unsplash

Una Fe que no falle

FeEsta mañana durante el tiempo de oración este versículo vino con mucha fuerza a mi mente.

31 »Simón, Simón, Satanás ha pedido zarandear a cada uno de ustedes como si fueran trigo; 32 pero yo he rogado en oración por ti, Simón, para que tu fe no falle, de modo que cuando te arrepientas y vuelvas a mí fortalezcas a tus hermanos».

Lucas 22:31-32 NTV

Creo que si hubiéramos estado en el lugar de Pedro la oración que  hubiéramos querido que Jesús hiciera es: ¡Oh Padre! ¡Guárdalo de la zarandeada que el diablo le va a dar! Sin embargo, Jesús, quien sabe qué es lo mejor para cada uno de nosotros oró de manera diferente; Él oró para que la Fe de Pedro no fallara.

Y estoy seguro que en innumerables ocasiones en mi propia vida y en la tuya el Espíritu Santo de Dios ha intercedido de la misma forma.

No nos gusta ser zarandeados, pero es necesario para que el genuino fruto sea diferenciado de la paja y la basura. Después de que alguien ha sido zarandeado podrás reconocer en él o ella a alguien más maduro, con mayor conocimiento de Dios y una persona que es capaz de fortalecer a otros porque tiene la autoridad, que sin la zarandeada, nunca hubiera podido obtener.

Si quieres ser usado por Dios, crecer más espiritualmente o conocer más de cerca a Dios, no te extrañes de las zarandeadas que están viniendo a tu vida. Dios está haciendo un trabajo en ti a través de ellas.

Lo que aprendí esta mañana y te comparto es lo siguiente: Voy a cambiar mi forma de orar en medio de las sacudidas violentas que vengan a mi vida; Voy a orar de acuerdo a la voluntad de Dios; voy a suplicar a Dios que mi Fe no falle.

Si me preguntas en este momento cuál es mi petición de oración; mi petición es: Pídele a Dios que mi Fe no falle. La estrategia del enemigo esta enfocada en lograr algo; y eso es, que falle mi Fe. Porque sin Fe me será imposible agradar a Dios.

No sé cuál es tu circunstancia difícil hoy pero mi oración por ti es: -Señor que su Fe No Falle- ¿Cuál será tu oración?

El mismo Pedro que fue zarandeado escribió años más tarde:

10 En su bondad, Dios los llamó a ustedes a que participen de su gloria eterna por medio de Cristo Jesús. Entonces, después de que hayan sufrido un poco de tiempo, él los restaurará, los sostendrá, los fortalecerá y los afirmará sobre un fundamento sólido.

1 Pedro 5:10

 Medita por un momento

¿Qué han logrado en ti las recientes tribulaciones que han venido a tu vida? ¿Han hecho flaquear tu Fe o la han fortalecido? ¿Conoces a alguien que está siendo zarandeado en este momento? ¿Cómo vas a orar por él o ella?

Te animo a compartir este mensaje el día de hoy.

Bendiciones siempre!

Lo que Dios está haciendo en CVC

19 Pero Jesús le dijo: «No. Ve a tu casa y a tu familia y diles todo lo que el Señor ha hecho por ti y lo misericordioso que ha sido contigo». 20 Así que el hombre salió a visitar las Diez Ciudades de esa región y comenzó a proclamar las grandes cosas que Jesús había hecho por él; y todos quedaban asombrados de lo que les decía.  Marcos 5:19-20NTV

Estamos viviendo días emocionantes en Centro de Vida Cristiana (CVC) y queremos dar testimonio de las cosas que Dios está haciendo con el objetivo de que otros puedan ser edificados, animados en su fe y desafiados a buscar más de Dios.

Durante las últimas 3 semanas hemos estado aprendiendo varias cosas que la Biblia nos enseña acerca de las finanzas. Entre ellas:

  • Dios es el dueño de todo lo que tenemos, nosotros solo somos administradores.
  • Debemos ocuparnos en administrar lo mejor posible el dinero que Dios hace pasar por nuestras manos. Establecer presupuestos, ser ordenados, NUNCA gastar más de lo que tenemos, etc.
  • Honrar a Dios primeramente con nuestras finanzas.
  • Ser Generosos.
  • NUNCA poner nuestro corazón en las riquezas.
  • La riqueza más grande es la Salvación del Alma.
  • Dios nos quiere libres de deudas.

Una de mis oraciones personales siempre es, que como pueblo de Dios, podamos vivir libres de deudas económicas y que luego podamos ser sabios administradores del dinero de Dios para poder producir riquezas de acuerdo a Su Voluntad para cada uno de nosotros. Y precisamente esa es la oración que hemos estado elevando a Dios cada domingo durante el momento de recoger la ofrenda.

Y los milagros comenzaron.

La familia Simental tenía una deuda de aproximadamente $38,000 (Dólares Estadounidenses) en la hipoteca de su casa. Repentinamente recibieron una carta del banco hipotecador donde decía que la deuda había sido perdonada por completo. ¡¡Gloria a Dios!!

La familia Romo al principio de este año decidió tomar el control de sus finanzas, hacer presupuesto y sembrar en la obra de Dios siendo generosos y ofrendando donde Dios les puso hacerlo. Descubrieron que al sumar todas sus deudas pendientes ellos debían aproximadamente $18,000. Oraron a Dios y le pidieron provisión para poder ser una familia libre de deudas, y siguieron sembrando en la obra de Dios. Hace una semana recibieron un cheque por $18,000 (Dólares Estadounidenses) tomaron el dinero y fueron a pagar todas y cada una de sus deudas. ¡Dios proveyó el dinero! El domingo dieron testimonio de que hoy son una familia libre de deudas.

Al finalizar el servicio este domingo, luego de compartir estos testimonios, se acercó a mí una pareja de nuestra congregación y con lágrimas en los ojos me contaron como Dios había hablado a sus vidas a través de los mensajes de las últimas semanas. Ellos entendieron que lo más importante es la Salvación del Alma y que esa es la riqueza más grande que un ser humano puede tener. Y aunque seguían preocupados porque tenían una deuda con el gobierno de $30,000 (Dólares Estadounidenses) y estaban embargados esto no estaba siendo impedimento para que su búsqueda de Dios y su agradecimiento para con Él se detuviera. No tenían como levantar de nuevo su negocio y la situación se tornaba cada vez más difícil para ellos. El día martes de la semana pasada, casi al mismo tiempo que la familia Romo ellos recibieron una carta del gobierno donde decía que su deuda había sido perdonada y el el embargo levantado. ¡¡¡GLORIA A DIOS!!!

Estímado amigo (a) que lees estas líneas. Ese es el Dios al que servimos. Busca primeramente el reino de Dios y su justicia y todas las demás cosas te serán añadidas. No pongas tu corazón en las cosas de este mundo, no te afanes por enriquecerte, rinde todo a los pies de Jesús y descansa en que Él proveerá lo que necesites y cuándo lo necesites. DIOS NO TE FALLARÁ.

Oro para que Dios ponga tu corazón en una relación correcta con Él y por una visión apropiada respecto al dinero en tu vida. Oro porque puedas ser libre de deudas y que puedas dar testimonio  del poder de Dios en ti.

No dejes de compartir este testimonio con alguien que necesite ser animado en su Fe.

Bendiciones siempre!!

En tiempos difíciles serán prosperados;
en épocas de hambre tendrán abundancia. Salmo 37:19NVI

 

Ayudando a Dios a cumplir su Promesa

Apresurado

“Entonces Sarai le dijo a Abram: «El Señor no me ha permitido tener hijos. Ve y acuéstate con mi sierva; quizá yo pueda tener hijos por medio de ella». Y Abram aceptó la propuesta de Sarai.” Genesis 16:2 NTV

¿Alguna vez has tratado de ayudar a Dios a cumplir su promesa? ¿Has pensado en algunas alternativas para tratar de explicar porqué todo luce distinto a lo que Él prometió?

Este pasaje nos deja ver que Abram y Sarai pasaron una situación así. Veamos que se esconde detrás de este versículo para entender que los llevó a “ayudar a Dios” a cumplir su promesa.

1.  “El Señor no me ha permitido tener hijos”  Sarai estaba describiendo la realidad que era obvia para todos. Estaba viendo solamente con ojos humanos y había cerrado sus ojos espirituales que son los que le permitirían ver la realidad de Dios en lugar de la propia; tanta espera había hecho flaquear su Fe y estaba apunto de buscar otra alternativa para conseguir lo que Dios había prometido pero aún no había dado.

2. “Ve y acuéstate con mi sierva”  Esa era una opción que la cultura de ese entonces permitía para tener hijos. Entonces Sarai pensó, que seguramente, Dios quería  obrar de esa manera y se ahorró el buscar a Dios en oración para conocer SU voluntad al respecto. Ella pensó “Si todo el mundo lo hace, debe ser algo que Dios permite”. O quizás pensó ” Si le pregunto a Dios a lo mejor me dice que No y entonces voy a tener que seguir esperando y yo ya no tengo tiempo para eso.”   Sea cual fuere su motivo creo que muchos nos podemos identificar con el hecho de que en muchas ocasiones queremos emprender cosas que pensamos van a glorificar a Dios pero no oramos para preguntarle si a Él le agrada.

3. “quizá yo pueda tener hijos por medio de ella” Aquí viene una parte interesante. Sarai pudo pensar: -Si ella queda embarazada es porque ¡Dios está bendiciendo este plan!-  Sin embargo no era así, antes bien todo este plan se volvió en contra de Sarai más adelante. No podemos manipular a Dios, Él es soberano. Es mejor que nos humillemos delante de Él y esperemos en obediencia hasta el momento en que Él quiera obrar, o nos autorice a hacer algo. Nada en la Biblia nos prohibe que oremos para preguntarle SU Voluntad y movernos de acuerdo a ella. El problema está cuándo el quiere obrar en formas que no entendemos y por eso las rechazamos.

4. “Abram aceptó la propuesta de Sarai.”  Aquí podemos ver como ambos prefirieron escuchar la voz de su ser querido y olvidar la voz de Dios. ¿Cuántas veces no hemos hecho lo mismo? Escuchar a nuestros familiares o amigos muy bien intencionados, antes que buscar a Dios.  Abram prefirió escuchar a Sarai antes que a Dios, y probablemente Sarai pensó, si Abram esta de acuerdo es porque está bien. Todo el desastre posterior se hubiera evitado si  tanto Sara como Abram buscan a Dios en oración antes de    poner en marcha la “brillante idea” para hacer que Dios cumpliera SU promesa.

A veces pensamos que podemos forzar a Dios a bendecir nuestros planes, pero Dios no obra así.

Amigo, lo mejor que podemos hacer antes de tomar cualquier decisión, por buena que parezca, es buscar a Dios en oración intensamente hasta obtener SU respuesta, sea Si o No  o quizás un “Espera un poco” y luego actuar de acuerdo a SU voluntad.

Bendiciones siempre!!

No dejes de compartir este tema con alguien más.

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: