Dios es Sin Igual

Reflexiones de la Vida y la Palabra de Dios por el Pastor William Arévalo

Etiqueta: Alabanza y Adoracion

Cómo Ministrar Alabanza con Jóvenes

playing-guitar_1024x768_77028

En la actualidad, un gran porcentaje de los jóvenes de la iglesia cristiana se han caracterizado por su indiferencia hacia todo, en especial lo relacionado con Dios. Sin embargo, cuando logramos que un grupo de ellos entre al “rollo” de adorar a Dios, es algo hermoso unirse a ellos para cantar con esa pasión característica de un joven que ha encontrado lo mejor que pudo pasarle en la vida.

Recordemos que para lograr esto dependemos completamente de Dios. Me gusta mucho la frase de Kathryn Kuhlman que dice: “Yo no puedo usar al Espíritu Santo, es Él quien me usa a mí”. Debemos poner todo lo que esté de nuestra parte; preparación, oración, esfuerzo etc. Y luego maravillarnos cuando Dios haga su parte.

Con los jóvenes la música tiene especial importancia, es por ello que debemos ser sabios cuando llega el momento de enseñarles a adorar a Dios por medio de ella.

Al Ministrar alabanza con jóvenes lo primero es que la calidad musical debe ser la máxima que esté a tu alcance, que lo que vas a cantar esté bien cantado y bien tocado, no estoy hablando de tener todos los instrumentos sino de que los que interpreten lo hagan bien; puede ser un solo instrumento musical pero que esté siendo bien ejecutado.

Una cosa en la que quisiera hacer énfasis es en el hecho de que no todos los cantos cristianos que tienen “ritmo juvenil” son apropiados para dirigir alabanza en el grupo de jóvenes. Debemos poner atención a lo que el canto dice para decidir si lo incluimos dentro del tiempo de alabanza y adoración, o bien lo utilizamos en un punto especial o en otra actividad para la cual sea adecuado. No deseo entrar en la tradicional controversia acerca de si tal o cual ritmo “es o no es de Dios”, lo que deseo es que nos tomemos un tiempo para analizar el contenido de cada canto y decidir si lo colocamos en un tiempo de alabanza y adoración.

La persona que dirija los cantos con los jóvenes debe ser una persona cuyas palabras y acciones coincidan, ya que los jóvenes están muy atentos a la sinceridad de sus líderes. Si la persona que los está guiando a tener comunión con Dios por medio de la música es inconsistente en sus palabras y actos, no solamente será un pésimo ejemplo para los jóvenes sino que dañará la relación de los mismos con Dios.

Con tus buenas obras, dales tú mismo el ejemplo en todo. Cuando enseñes, hazlo con integridad y seriedad,     (Tito. 2:7 NVI)

Respecto a qué cantos cantar, debes tener muy claro hacia donde deseas enfocar el tiempo de la música. Te serán muy útiles los cantos que hablen del amor que sienten por Dios y que lo expresen de una forma intensa, que hablen de entrega total hacia Dios y debes recordarles constantemente que la adoración no gira en torno a la emoción sino a la convicción.

En estas edades muchos de los jóvenes que tienen talento musical ya están participando activamente del ministerio de la música de sus iglesias, muchos de ellos están haciendo crecer su talento ¡y qué mejor forma de hacerlo que sirviendo a Dios! Es muy importante que existan líderes que cuiden de los músicos en estas edades y les hagan conocer la responsabilidad que tienen como ministros delante de Dios y de las personas. Deberán cuidar de ellos con mucho amor, paciencia y sabiduría, ya que los músicos son un grupo con características muy peculiares jejeje (hablo como músico y como líder de músicos por varios años).

Por lo demás, la mayoría de los muchachos en esta etapa están tomando decisiones muy importantes para el resto de sus vidas y podemos utilizar la música como un medio muy efectivo para influenciarles a tomar decisiones correctas en Dios. Cantos como “Quiero entregarte mis sueños” de Abel Zabala son muy buenos para estos propósitos, “La cosecha” de Marco Barrientos, “Tú y yo” y “Heme aquí” de Marcos Witt fueron de mucho impacto para los jóvenes de principios de los años noventa. Tú puedes buscar cantos en un estilo musical apropiado para el momento que estás viviendo pero que tengan básicamente un contenido similar a los antes mencionados. Actualmente los cantos del ministerio Hillsong son muy utilizados.

Quisiera invitarte a leer el artículo que escribí sobre cómo ministrar alabanza con niños, ya que será un excelente complemento para lo que has leído aquí.

Es mi oración que este artículo pueda ser de bendición para tu vida. Por favor, no dejes de darnos tus comentarios y si te es posible comparte esta página con tus amigos y conocidos del ministerio de música.

Bendiciones siempre!!

25 Tips practicos para Ministerios Musicales

InstrumentosMusicalesA continuación comparto contigo estos tips con el objetivo de ayudar a mejorar la interpretación musical de las bandas cristianas que sirven en el área de alabanza y adoración.

1. El bajista y el baterista son la base de la cual depende el resto de la banda. Ellos deben hablar acerca de lo que van a hacer durante la canción. Ellos deben trabajar juntos, analizar los cantos y escucharse el uno al otro constantemente. Deben construir la canción y quedar de acuerdo en las variaciones que harán en ella, entre estrofa y coro, por ejemplo, o cómo acompañarán el puente etc.

2. Cuando cambien el estilo de una canción pero deseen mantener la misma métrica, deben estar seguros de que aunque el ritmo cambie la métrica se mantenga. Esto es importante especialmente si se están moviendo de medio tiempo a doble tiempo y viceversa. Por ejemplo el canto “God is great” (Hillsong) (Del coro al puente y de regreso al coro)

3. Es importante practicar con un metrónomo para desarrollar un buen tempo en las canciones. Esto es de vital importancia especialmente para los bateristas. El baterista tiene la responsabilidad del tiempo en una canción. El baterista también controla en buena parte la intensidad de una canción. Entre más firme y seguro toque un baterista, mejor sonará la banda.

4. Cuando vamos a cambiar la velocidad en un canto es mejor si el cambio lo dirige una sola persona (usualmente el baterista). Pero no importa quién lo haga debe tratar de hacerlo lo más discreto posible.

5. Toda la banda debiera estar físicamente localizada cerca uno del otro (especialmente el bajo y la batería) a modo que puedan escucharse claramente el uno al otro. Si existe la posibilidad de colocar el amplificador del bajo a la derecha o izquierda del baterista, mucho mejor.

6. El bajista también es responsable de mantener la velocidad de la canción. Un buen bajista no es tan notorio para la congregación a menos que no esté tocando. (La mayoría de personas dirán: “Hoy le faltó un no sé qué a la música”)

7. La guitarra eléctrica no debe tocar mucha melodía sobre la línea vocal. Si va a acompañar a las voces es mejor que haga sus licks y fills al final de las frases vocales.

8. La guitarra debe tratar de acentuar en el 2º y 4º tiempo en las baladas. Y es mejor si toca algo diferente de lo que está tocando el piano buscando siempre armonizar.

(Antes de continuar, te comparto un canto que compuse por si te sirve para usar en tu congregación. ¡Bendiciones!)

9. Cuando tenemos 2 teclados y una guitarra, tenemos 3 potenciales competidores dentro de la banda. Debemos tratar de que cada uno haga algo diferente a fin de enriquecer más la música y evitar que se anulen el uno al otro al tocar exactamente lo mismo. Al tener dos teclados es mejor que cada uno utilice sonidos diferentes, uno puede ser el “piano base” y el otro el de “arreglos” utilizando distintos sonidos como metales, cuerdas, órganos etc.

10. El tecladista debe familiarizarse con los distintos sonidos que su instrumento le provee, incluso el que toque el “piano base” debe variar sus sonidos para darle un matiz especial a sus interpretaciones.

11. Seamos cuidadosos de que los sonidos que tocamos estén de acuerdo con el estilo que tocamos (tanto para tecladistas como para guitarristas) no pretendamos tocar una canción rock con sonidos jazz o viceversa, conozcamos bien el tipo de sonido del estilo que vamos a tocar.

12. Cuando tenemos bajista en la banda, el pianista debe usar su mano izquierda lo más discretamente posible a fin de no entrar en conflicto con el bajista.

13. Cuando el guitarrista y el pianista están tocando juntos es bueno que de antemano se pongan de acuerdo en cual parte destacará cada instrumento a fin de no competir el uno con el otro durante la canción sino más bien disfrutar de la belleza que puede producir el matizar adecuadamente cada instrumento en su momento.

14. Si el piano está tocando “muy lleno” sería bueno que el guitarrista tocara sosteniendo las notas prolongadamente a modo de ser solamente un fondo sobre el cual se desempeñe el pianista. Del mismo modo, en su momento, el pianista deberá ser solamente el fondo sobre el cual se aprecie la melodía o el arreglo de la guitarra. (No temamos ser solo el fondo)

15. Si uno de los teclados está tocando “strings” debe asegurarse de acompañar como lo harían los instrumentos de cuerda. Cada sonido sintetizado debe interpretarse lo más parecido posible a como lo harían los instrumentos reales. (vientos, cuerdas, percusiones etc.)

16. Tanto guitarristas como pianistas deben trabajar en construir un “beat” solido a lado del baterista y bajista, es decir, no solamente tocar el acorde correcto sino tocarlo en el tiempo correcto. (especialmente en los acentos)

17. Los miembros de la banda deben siempre mirarse uno al otro. El contacto visual es importante. No teman comunicarse el uno con el otro. Recuerden no depender demasiado de los papeles para tocar.

18. Conozcan sus cantos, conozcan la forma en que estos están estructurados y donde ustedes podrían enriquecerlos. Traten de aprender los cantos de memoria (incluyendo los cambios de tonalidad) a modo de poder tocarlos sólo al oído. Cuando dependemos 100% de los acordes escritos no tenemos la posibilidad de disfrutar los cantos y de fluir libremente con el resto de la banda.

19. Escuchemos qué es lo que el resto de la banda está tocando. Si todos tocamos todo el tiempo durante la canción podemos llegar a saturarla. No sintamos que tenemos la obligación de tocar en todas las canciones (incluso los pianistas). Dejemos espacio para los demás, especialmente en los tiempos de adoración espontánea, seamos solamente un fondo para las voces o el instrumento que esté interpretando un solo. Que se sienta que estamos tocando en unidad y con pasión, eso le dará color a nuestra interpretación.

20. Busquemos siempre darle dinámica a nuestra música. Crescendo o diminuendo, cantando con sólo batería y luego regresar a tocar todos juntos etc. Recordemos que cuando estamos haciendo un crescendo no significa añadir notas sino añadir fuerza a la interpretación.

21. Es importante tomar tiempo en el ensayo para practicar juntos las dinámicas, debido a que es muy fácil que cada músico agarre por su lado al momento de tocarlas. Es muy común que se pierda el tiempo de la canción en medio de una dinámica, por eso es importante practicarla incluso con metrónomo.

22. El sonidista puede hacer o destruir la música. Es necesario que el sonidista conozca lo que se está intentando alcanzar con la música a fin de apoyar desde la consola. Y también necesita ser sensible al Espíritu Santo.

23. No sientan que porque están tocando rock necesitan tener más volumen, se puede tocar rock y seguir teniendo la misma energía sin necesidad de saturar las bocinas. El problema con el sonido viene cuando algún músico no se escucha bien y por ello le sube el volumen a su instrumento y luego el otro también hace lo mismo. Tengamos una buena comunicación en cuanto a esta área.

24. El director de alabanza debe darle señales claras a sus músicos a fin de mantener el orden y la armonía durante la canción.

25. Algo importantísimo es: Oren juntos, sean amigos y conózcanse, no solamente como músicos sino como personas y hermanos en Cristo.

Espero que estos tips puedan ser de bendición para la vida de tu ministerio de alabanza, por favor, no dejes de darnos tus comentarios y de compartir este artículo a todos aquellos que creas que puedan sacar provecho de él.

A %d blogueros les gusta esto: