La semana pasada durante mi devocional personal, leí el siguiente versículo:

Gálatas 4.19 (NTV)

19 ¡Oh mis hijos queridos! Siento como si volviera a sufrir dolores de parto por ustedes, y seguirán hasta que Cristo se forme por completo en sus vidas.

A través de este pasaje Dios plantó en mi corazón con claridad  una de las metas ministeriales que debemos tener en Centro de Vida Cristiana. Y es esta: Que Cristo se forme por completo en la vida de cada uno de nuestros miembros.

En el mismo versículo vemos que no será tarea fácil ya que el apóstol Pablo compara esta misión con “dolores de parto” que seguirán hasta que la misión sea completada.

Es mi oración que cada mensaje de domingo, cada mensaje en los Grupos Vida por las casas y toda actividad de nuestra congregación sea un escalón más en el camino de formar a Cristo en la vida de cada uno.

Además, estoy convencido que esta es la meta que Dios desea que se trace cada líder de Grupo o Ministerio Cristiano.

Oremos a Dios.

Señor, que Cristo sea formado en mi vida y que a la misma vez pueda ayudar a que se forme en la vida de los demás.

¿Qué piensas de esta nota?

Comparte tus pensamientos.