En el cristianismo de hoy, es muy fácil llegar a confundir el llamado de Dios al ministerio con la famosa frase de “alcanzar sueños” Este episodio es un excelente consejo para todos aquellos involucrados en el servicio a Dios.

¿Qué piensas de esta nota?

Comparte tus pensamientos.