playing-guitar_1024x768_77028

En la actualidad, un gran porcentaje de los jóvenes de la iglesia cristiana se han caracterizado por su indiferencia hacia todo, en especial lo relacionado con Dios. Sin embargo, cuando logramos que un grupo de ellos entre al “rollo” de adorar a Dios, es algo hermoso unirse a ellos para cantar con esa pasión característica de un joven que ha encontrado lo mejor que pudo pasarle en la vida.

Recordemos que para lograr esto dependemos completamente de Dios. Me gusta mucho la frase de Kathryn Kuhlman que dice: “Yo no puedo usar al Espíritu Santo, es Él quien me usa a mí”. Debemos poner todo lo que esté de nuestra parte; preparación, oración, esfuerzo etc. Y luego maravillarnos cuando Dios haga su parte.

Con los jóvenes la música tiene especial importancia, es por ello que debemos ser sabios cuando llega el momento de enseñarles a adorar a Dios por medio de ella.

Al Ministrar alabanza con jóvenes lo primero es que la calidad musical debe ser la máxima que esté a tu alcance, que lo que vas a cantar esté bien cantado y bien tocado, no estoy hablando de tener todos los instrumentos sino de que los que interpreten lo hagan bien; puede ser un solo instrumento musical pero que esté siendo bien ejecutado.

Una cosa en la que quisiera hacer énfasis es en el hecho de que no todos los cantos cristianos que tienen “ritmo juvenil” son apropiados para dirigir alabanza en el grupo de jóvenes. Debemos poner atención a lo que el canto dice para decidir si lo incluimos dentro del tiempo de alabanza y adoración, o bien lo utilizamos en un punto especial o en otra actividad para la cual sea adecuado. No deseo entrar en la tradicional controversia acerca de si tal o cual ritmo “es o no es de Dios”, lo que deseo es que nos tomemos un tiempo para analizar el contenido de cada canto y decidir si lo colocamos en un tiempo de alabanza y adoración.

La persona que dirija los cantos con los jóvenes debe ser una persona cuyas palabras y acciones coincidan, ya que los jóvenes están muy atentos a la sinceridad de sus líderes. Si la persona que los está guiando a tener comunión con Dios por medio de la música es inconsistente en sus palabras y actos, no solamente será un pésimo ejemplo para los jóvenes sino que dañará la relación de los mismos con Dios.

Con tus buenas obras, dales tú mismo el ejemplo en todo. Cuando enseñes, hazlo con integridad y seriedad,     (Tito. 2:7 NVI)

Respecto a qué cantos cantar, debes tener muy claro hacia donde deseas enfocar el tiempo de la música. Te serán muy útiles los cantos que hablen del amor que sienten por Dios y que lo expresen de una forma intensa, que hablen de entrega total hacia Dios y debes recordarles constantemente que la adoración no gira en torno a la emoción sino a la convicción.

En estas edades muchos de los jóvenes que tienen talento musical ya están participando activamente del ministerio de la música de sus iglesias, muchos de ellos están haciendo crecer su talento ¡y qué mejor forma de hacerlo que sirviendo a Dios! Es muy importante que existan líderes que cuiden de los músicos en estas edades y les hagan conocer la responsabilidad que tienen como ministros delante de Dios y de las personas. Deberán cuidar de ellos con mucho amor, paciencia y sabiduría, ya que los músicos son un grupo con características muy peculiares jejeje (hablo como músico y como líder de músicos por varios años).

Por lo demás, la mayoría de los muchachos en esta etapa están tomando decisiones muy importantes para el resto de sus vidas y podemos utilizar la música como un medio muy efectivo para influenciarles a tomar decisiones correctas en Dios. Cantos como “Quiero entregarte mis sueños” de Abel Zabala son muy buenos para estos propósitos, “La cosecha” de Marco Barrientos, “Tú y yo” y “Heme aquí” de Marcos Witt fueron de mucho impacto para los jóvenes de principios de los años noventa. Tú puedes buscar cantos en un estilo musical apropiado para el momento que estás viviendo pero que tengan básicamente un contenido similar a los antes mencionados. Actualmente los cantos del ministerio Hillsong son muy utilizados.

Quisiera invitarte a leer el artículo que escribí sobre cómo ministrar alabanza con niños, ya que será un excelente complemento para lo que has leído aquí.

Es mi oración que este artículo pueda ser de bendición para tu vida. Por favor, no dejes de darnos tus comentarios y si te es posible comparte esta página con tus amigos y conocidos del ministerio de música.

Bendiciones siempre!!

¿Qué piensas de esta nota?

Comparte tus pensamientos.