Cuando algunas veces sólo tenemos el tiempo de cantos como una parte más del programa, éste no afecta la vida de las personas al grado que podría hacerlo. El tiempo de alabanza y adoración estructurado de una forma adecuada es una herramienta poderosa para la manifestación de la Presencia de Dios. Además también hablaremos de cómo tener ensayos más efectivos.

¿Qué piensas de esta nota?

Comparte tus pensamientos.