Dios es Sin Igual

Reflexiones de la Vida y la Palabra de Dios por el Pastor William Arévalo

Categoría: Reflexiones (página 1 de 3)

Pensamientos personales acerca de la vida y la Palabra de Dios.

¿Porqué me llamas bueno? Solo Dios es verdaderamente Bueno

 

Puedes escuchar y / o descargar completamente gratis este mismo mensaje en audio haciendo click aquí.

Marcos 10.17–22 (NTV)

17Cuando Jesús estaba por emprender su camino a Jerusalén, un hombre se le acercó corriendo, se arrodilló y le preguntó: —Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?
18—¿Por qué me llamas bueno? —preguntó Jesús—. Sólo Dios es verdaderamente bueno;

En estos dos versículos podemos encontrar una interesantísima interacción entre Jesús y un hombre que le estaba buscando.  Y creo que el día de hoy podremos ser transformados si permitimos que el Espíritu Santo utilice esta historia para desafiar nuestra vida.

Veamos,

  • Este hombre se acercó a Jesús con urgencia. / Dice la Palabra que venía corriendo. Eso me hace pensar en muchos que mantenemos una vida apresurada y con agenda llena. Y en muchas oportunidades es principalmente por el Ministerio. Corremos de un lado a otro y nos hemos vuelto unos expertos en llegar “Justo a tiempo” para encontrarnos con el Maestro. Sin embargo, te animo que en cuanto se trate de estar con Jesús llegues antes de tiempo y te quedes sin limite de tiempo.

 

  • El hombre se  arrodilló ante Jesús / Con este acto estaba diciendo: Jesús, yo reconozco que eres superior a mí. Pero… ¿Porqué se arrodilló?  Puede ser que   admirara a Jesús a tal punto que consideraba que arrodillarse era la mejor forma de iniciar una interacción con Él.  O quizás quería ganarse la aprobación de este Rabí que estaba en su apogeo de popularidad. O bien quería impresionar a los presentes que admiraban a Jesús y que dijeran, este hombre si que ama al Maestro. Cual sea que haya sido su motivación algo que deseo recalcar  es que muchos de nosotros nos podemos identificar con él en este aspecto. Somos personas que nos arrodillamos ante Jesús. Ahora la pregunta es ¿Cuáles han sido nuestros motivos para arrodillarnos ante Jesús?

 

  • Este hombre llamó bueno a Jesús. No parece nada fuera de lo común esta declaración. Maestro Bueno. Hoy en día es lo más normal del mundo llamar a alguien bueno sin que tenga ninguna connotación extraña. Lo interesante en este caso es que por la forma en que utilizó las palabras en el idioma original, este hombre de cierta forma le estaba llamando Dios a Jesús. Es como si en español dijéramos algo como “Maestro Perfecto en Bondad” y que Jesús respondiera ¿Porque me llamas perfecto solo Dios es perfecto? ¿Me entiendes? Más adelante veremos la importancia de esta declaración.

 

  • Era un hombre que reconocía la importancia de las cosas espirituales. Pues la pregunta que le hizo a Jesús estaba relacionada con la vida eterna. Y creo que en eso también nos podemos identificar. El hecho de que estés leyendo este blog me deja saber que te interesan las cosas relacionadas con Dios y tu vida espiritual.

 

Sin embargo, Jesús no se impresionó en lo más mínimo con todo eso. ¿Por qué?  Porque Jesús conocía lo que había dentro del corazón. Muy probablemente  este hombre era un experto en manejar las apariencias y era alguien que buscaba quedar bien con todo mundo.

¿Será que eso es algo con lo que nos podríamos identificar también? Espero que no.

Jesús ignoró toda la apariencia exterior y fue directo a lo que había en lo íntimo del  corazón de aquél hombre. Y es lo mismo que quiere hacer contigo hoy. Dios quiere llegar a lo íntimo de tu corazón y tratar con lo que está allí.

Cuando Jesús le dijo ¿Porqué me llamas bueno? Solo Dios es verdaderamente bueno. Lo que en realidad le estaba diciendo es: ¿Porqué me llamas Dios? ¿De verdad crees que soy Dios?

Y allí, en ese momento, le estaba al hombre la oportunidad de hacer una de las declaraciones más poderosas de la Escritura. Algo como “Porque yo creo que tú eres Dios”. Allí estaba la oportunidad de hacer una declaración que lo llevaría a la Vida Eterna de la cual estaba preguntando. Sin embargo aquel hombre guardó silencio o quizás fingió ignorar la pregunta. ¿Porqué?

Quizás porque si confesaba abiertamente que Jesús era Dios mismo,  sin duda alguna su reputación se vendría abajo con la élite de la sociedad Judía, aquella reputación que tanto trabajo le había costado formar sería sustituida por burlas,  rechazo, acusaciones de herejía y quien sabe cuanta cosa más. Entonces concluyó que era mejor guardar silencio. No estaba dispuesto a arriesgarlo todo por aquel maestro de Galilea.

Seguramente se sintió atrapado porque nunca pensó que Jesús fuera a tomar tan en serio sus palabras. “Maestro Bueno” después de todo para él era tan solo un saludo “políticamente correcto” y a lo mejor esperaba de Jesús una respuesta políticamente correcta, porque ¿A qué Rabino se le ocurriría poner en una situación tan bochornosa a un contacto tan importante, con tanta influencia y eso sin mencionar las cantidades que podría llegar a ofrendar para el ministerio?  Sin embargo, se topó con que a Jesús no le preocupaba (ni le preocupa hoy día) si sus acciones son o no son políticamente correctas.

Te voy a decir un secreto… a Jesús no le interesa como quede tu reputación por causa de Él. A Jesús le interesa que encuentres la Vida Eterna a través de Él.

Amigo o amiga que me escuchas…

¿Cómo vas a responder tú a la pregunta de Jesús? ¿De verdad crees que soy Dios?

Cuándo Jesús te coloque en una situación en la que abiertamente tendrás que escoger entre definirte como su seguidor o quedarte callado.

¿Vas a guardar silencio?

¿Estas dispuesto o dispuesta a poner en juego tu reputación por la causa de Jesús?

Termino con esta contundente declaración de nuestro Señor.

Si tratas de aferrarte a la vida, la perderás; pero si entregas tu vida por mi causa y por causa de la Buena Noticia, la salvarás.” (Marcos 8.35, NTV)

 

 

 

Photo by Avi Richards on Unsplash

Indispensable para una Vida en Fe

Para escuchar el audio de este mensaje click Aquí

Señor Dios, gracias por permitirnos conocerte, gracias por la cruz que nos abrió el camino para estar en tu presencia. Hoy te pido Señor que mientras escuchamos tu Palabra tu Espíritu Santo nos hable  y transforme nuestra forma de vida. En el nombre de Jesús. Amén.

Hola, gracias por concederme  el privilegio de tu atención durante los próximos minutos. Es mi deseo que Dios pueda hablar a tu vida  y ayude a sanar tu corazón si eso es lo necesario, que te ayude a evitar errores en tu caminar con Dios y que te inspire a experimentar la bendición de una vida de Fe.

Hoy quiero dar un vistazo a algunos elementos que  la Biblia nos da para comprender un poquito de lo que es la inmensidad de la Fe. Sin embargo, algo que te puedo asegurar es que no vamos a comprender las dimensiones de la vida en Fe hasta no experimentarla.

El mensaje de hoy no es un estudio profundo acerca de la Fe sino más bien un vistazo al área de la Fe que se activa en nosotros, cuando Dios nos llama a hacer algo.

En muchas oportunidades he visto personas caminar “En Fe” y terminar frustradas o incluso alejadas de Dios. Y las preguntas que quedan en el aire son casi siempre las mismas.

¿Qué pasó? ¿Qué falló? ¿Por qué con otro si funciona y conmigo no?

Estas son preguntas genuinas y que no tienen fácil respuesta.

Lo que estás escuchando hoy es mi intento de brindar una respuesta que pueda comenzar a traer claridad y confort para aquellos que han sido afectados en esta área de su vida espiritual.

Para ello vamos al libro de Romanos capítulo 10 y versículo 17. Dice así la Palabra del Señor.

Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo.

(Romanos 10.17, NVI)

Podemos darnos cuenta entonces de que para que exista Fe  PRIMERO debe haber un mensaje y luego alguien que lo crea.

Es decir que la fe es el fruto de la interacción de dos personas.  Del mismo modo que la concepción de un bebé es el fruto de la unión íntima entre un hombre y una mujer. La vida de Fe es el fruto de nuestra relación íntima con Dios.  ¿Estás conmigo?

Y allí es donde muchas veces comienza el fallo de nuestra vida de Fe en Dios. No esperamos a escuchar las promesas o instrucciones de Dios para actuar conforme a ellas. Sino que nos lanzamos a actuar en base a nuestras suposiciones o deseos o quizás muy buenas intenciones y comenzamos a declararlos y a declararlos en Fe y luego nos frustramos cuando nuestras declaraciones no producen ningún fruto. Y al final de las cuentas nos sentimos engañados o traicionados porque la realidad fue diferente de lo que soñábamos y lo más triste es cuando terminamos culpando a Dios de no cumplir las promesas que Él nunca hizo. Suena ridículo yo se pero así pasa.

Los grandes heroes de la Fe en la Escritura actuaron en Fe demostrando que creían el mensaje que Dios les había dado.

Abraham, escuchó, creyó y obedeció.  No fue su idea dejar su tierra y parentela e irse a una nueva tierra. Fue idea de Dios. Abraham solo respondió en obediencia al mensaje que había escuchado en Presencia de Dios.

Gedeón, escuchó, creyó y obedeció.  Ir a la batalla con 300 hombres armados de ollas y antorchas no fue una estrategia que él mismo pensó. Sino que fue el resultado de obedecer a lo que Dios le indicó hacer. Aunque al principio le costó un poco creer al final decidió confiar en el mensaje que había recibido de parte de Dios.

Moisés, escuchó, creyó y obedeció.  Lanzarse a la titánica tarea de liberar a un pueblo de la opresión de una nación que era mucho más poderosa no fue su idea y quizás tampoco su deseo. Pero lo hizo en obediencia al mensaje que recibió de Dios.

Así que vemos el mismo principio aplicado en las vidas de estos 3 hombres. Antes de actuar en Fe existió un mensaje que provino de parte de Dios. ?¡Primero el Mensaje y luego la acción! Si quieres vivir una vida plena de Fe debes comenzar a afinar bien tu oído espiritual para primero escuchar el mensaje de Dios  y luego comenzar a accionar en Fe como una respuesta al mensaje que has recibido.

También quisiera destacar algo. A estos hombres la Fe no les sirvió para satisfacer deseos personales sino para cumplir los propósitos de Dios. Porque la Fe no es nuestro medio para manipular a Dios sino para agradar a Dios.

Amigo o amiga que me escuchas hoy. ¿Te ha hablado Dios acerca de algo que debes hacer o dejar de hacer? Te animo que comiences a actuar en obediencia lo antes posible.

¿Estás a punto de empezar algo que requerirá mucho esfuerzo y sacrifico pero no tienes la certeza de que Dios te está llamando a hacerlo?

Te aconsejo no comenzar hasta tener la convicción de que estás actuando en obediencia a Dios y no guiado por un deseo, quizás noble, pero al final de cuentas engañoso porque  viene de tu propio corazón y no de la Voluntad de Dios.

Ten la certeza de que si estás dispuesto a escuchar, Dios está más interesado de lo que imaginas en hablarte y guiarte.

Si has sido dañado por un “un proyecto de fe” que fallo. Hoy puede ser el día que comience la restauración de tu corazón. Dios sigue en control de todo y te espera con los brazos abiertos.

Oremos,

Padre bueno gracias por esta Palabra que hoy nos has hecho llegar. Oro Señor para que pueda ser como un bálsamo al corazón de quien me está escuchando en este momento. Y te pido que en este momento llenes gozo y alegría la vida de quien me está escuchando. Atráenos Señor hacia tu Presencia y no nos permitas caminar en nuestra propia sabiduría. Haznos sensibles a tu voz y que nuestras decisiones siempre estén guiadas por tu Espíritu Santo. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

 

Photo by Robert Crawford on Unsplash

Orando en medio de la Crisis

DSC_0240-1140x760

 

Me levanto temprano, antes de que salga el sol; clamo en busca de ayuda y pongo mi esperanza en tus palabras.” (Salmo 119.147, NTV)

En numerosas ocasiones el Rey David enfrentó situaciones difíciles. Atentados contra su vida, crisis de gobierno, hijos rebeldes, injusticias etc. En esta breve expresión nos enseña tres acciones concretas que él tomó en medio de la crisis y las cuales usted y yo también podemos imitar sin importar la dificultad que estemos enfrentando.

  1. Se levanta temprano.

Lo importante de esta acción no es el hecho de levantarse temprano sino el propósito por el cual lo hace. Buscar la Presencia de Dios. El iniciar el día en oración nos cambiará la forma en que enfrentaremos la jornada.

  1. Clama por ayuda.

A veces nos presentamos delante de Dios buscando las frases “correctas” Frases como “Declaro que todo va estar bien” “Señor, no me dejaré vencer” etc. Frases en donde todavía el “yo” tiene algún mérito, dónde demuestro que aún quedan fuerzas en mí, dejando ver que aún no he aceptado, con humildad, mi incapacidad de salir de esto sin la total dependencia de Dios. Cuando el salmista se presentó y clamó por ayuda, la palabra hebrea que utilizó en este salmo expresa la idea de un grito desesperado. Ese es el clamor de un corazón quebrantado y humillado delante de Dios.

  1. Pone su esperanza en la Palabra de Dios.

El Salmista conoce la Escritura y más importante aún decide confiar y actuar conforme a ella. No esta basándose en un cambio de circunstancias para saber que Dios está en control. Lo único que ha necesitado saber es que Dios lo dijo para poder encender la llama de la esperanza y aguardar con paciencia el desenlace perfecto que tendrá su situación. No siempre obtuvo el desenlace que deseó pero atravesó el proceso de mejor forma sabiendo que Dios estaba en control.

Así que tomemos ejemplo del Rey David y hagamos el buscar a Dios nuestra prioridad diaria, humillémonos y clamemos delante de Él y confiemos en que SU Palabra operará en nuestras vidas.

Sumisión a Dios

Sumisión a Dios

Pedimos a Dios que siga obrando en tu interior, en tu alma y en tu vida. Que Él pueda revelarte cosas nuevas y gloriosas a través de Su Espíritu Santo.

Hoy vamos a ver un versículo que me ha llamado mucho la atención, y te invito a que lo analices conmigo:

En los días de su vida mortal, Jesús ofreció oraciones y súplicas con fuerte clamor y lágrimas al que podía salvarlo de la muerte, y fue escuchado por su reverente sumisión. Aunque era Hijo, mediante el sufrimiento aprendió a obedecer; y consumada su perfección, llegó a ser autor de salvación eterna para todos los que le obedecen.
Hebreos 5; 7-9

Hay tantas cosas que aprender de este versículo, pero vayamos una por una:

1. Escoge bien a quién vas a pedir las cosas. Jesús sabía quién era el único que podía salvarlo de la muerte, supo a QUIEN clamar. Nosotros también debemos aprender a discernir a quien podemos clamar y pedir las cosas. Muchas veces derramamos nuestras quejas, angustias y necesidades con las personas que nos rodean, pero la verdad es que debemos clamar al Único que nos puede dar  respuesta. No pidamos al esposo/a o al amigo/a lo que ellos no nos pueden dar, pidámosle a Dios.

2. Amigo(a), no tengas miedo ni vergüenza de derramar tu corazón delante de Dios, no tengas miedo de contarle tus pruebas y tus angustias. Jesús mismo derramó lágrimas y clamor al Padre. Hazlo todo siempre sometiendo tu voluntad a la Suya.

3. Dios te escucha. Siéntete amado y comprendido por Dios. Lo que Él mira, es el corazón sometido a Su voluntad.

4. Aprende a obedecer. Esa parte es la que más me llamó la atención, pues que Jesús siendo Dios, tuvo que aprender a obedecer, no era algo nato, sino que fue a través del sufrimiento que aprendió a obedecer. Así que nosotros también aprendamos a obedecer a Dios, algo que muchas veces es doloroso pero necesario.

5. ¡Disfruta de tu regalo! AL obedecer a Dios, siempre llegará una recompensa, y ésta que Jesús nos dejó es la más valiosa que el ser humano pueda tener; ¡LA VIDA ETERNA!

Espero que puedas poner estos puntos en práctica, sometiéndote a Dios en todo, hablándole y obedeciéndole para poder disfrutar de una vida eterna junto a Él y mientras llega ese día, disfruta de los regalos que Dios te da a diario al caminar en Su Voluntad.

Bendiciones!

Melek Arévalo

¿Cuales son tus planes para el futuro?

futuroEsa fue la pregunta que me hicieron un sin fin de veces entre mis 17 y 25 años de edad. Por un tiempo tuve mi vida “planeada” y podía contestar con bastante precisión a esa interrogante. Pero luego me empecé a dar cuenta de que mi vida no iba tan de acuerdo con lo “planeado” y sin embargo yo estaba feliz. ¿Porqué?

La razón principal tiene que ver con el hecho de que aunque no estaba haciendo lo planeado, lo que estaba haciendo era la Voluntad de Dios.

Dios en su misericordia me permitió aprender temprano en la vida que el secreto del éxito es estar en el centro de Su Voluntad.

Al momento de escribir estas líneas tengo 37 años de edad recién cumplidos. Dios me ha dado la oportunidad de pastorear una iglesia bilingüe en Estados Unidos (Cosa que nunca hubiera imaginado.) Estoy casado con una bella mujer europea llamada Melek y somos los padres de 2 varones y una hermosa bebé. Estamos viviendo en una casa propia y no tenemos deudas.

Al ver atrás en el tiempo me doy cuenta de que ninguno de estos regalos vino a mí de la forma que planifiqué, pero si en la forma que Dios lo había pensado.

Hace poco me volvieron a preguntar acerca de mis planes personales para el futuro y mi respuesta fue: “Tengo planeado hacer la Voluntad de Dios para mi vida.” Se que es una respuesta muy general y que no satisface del todo la duda de quién preguntó pero la verdad es que es así.

En este momento se que estoy donde Dios me quiere y haciendo lo que Él quiere que haga y con eso me basta. Cuando sea el momento oportuno el me revelará que es lo siguiente que quiere de mí y a dónde debo ir y con gusto lo haré.

No estoy aconsejando no hacer planes, lo que quiero transmitir es que estemos abiertos a que Dios nos cambie los planes.

Proverbios 16.1 (NVI)

El hombre propone

y Dios dispone.

Cuando somos cristianos la frase “Tu futuro está en tus manos” no aplica. Cuando eres cristiano, tu futuro está en las manos de Dios.

Salmo 37.5 (TLA)

5 Pon tu vida en sus manos,

confía plenamente en él,

y él actuará en tu favor;

Si caminas siguiendo las pisadas de Jesús no tienes que preocuparte de llevar el mapa sino más bien enfocarte en no perder de vista sus huellas. Él sabrá bien por donde llevarte y no necesita de tus “sugerencias” para hacerlo mejor. Descansa en Él, confía en Él y Él te llevará a lugares que nunca imaginaste podrías llegar. Esto no significa que tu vida será color de rosa; lo que significa es que cuando estés atravesando las dificultades podrás recibir la fortaleza del Espíritu Santo y seguir caminando firme a pesar de la adversidad porque Él irá delante de ti en todo tiempo.

Oro para que esta reflexión pueda cumplir su propósito en tu vida.

Medita por un momento:

¿Qué áreas de tu vida te ha sido fácil confiarle a Dios?

¿Qué áreas de tu vida te ha sido más difícil confiarle?

¿Qué áreas de tu vida no le has confiado?

Y por último.

¿Te gustaría entregarle el control completo de tu vida a Jesús?

¿Qué te impide hacerlo?

A continuación te comparto uno de los cantos que escribí hace varios años.

Bendiciones siempre!!

 

El velo y el Tiempo con Dios

Velotiempo

Una de las frases más comunes que escuchamos en la estresada vida de hoy día es “no tengo tiempo” cuando lo que en realidad queremos decir es que tenemos demasiadas cosas que hacer ya que la verdad es que todos los habitantes del planeta tenemos a nuestra disposición las mismas 24 horas cada día.

Cuando se trata de encontrar “un tiempo” para estar en comunión con Dios muchas veces nos topamos con que tenemos tantas actividades que no tenemos espacio para incluir esta importante actividad.

Es interesante que la razón por la cual Jesús dio su vida en la cruz fue para restaurar nuestra comunión con Dios. Al morir en la cruz él rompió el velo que nos separaba de la Presencia Santa de Dios y nos dio libre acceso a ella. Así de importante es para Dios que nosotros podamos tener comunión personal con Él.

Ahora que el velo que Dios había puesto ya no existe, en muchas ocasiones nosotros mismos creamos otros velos que nos impiden accesar y disfrutar de la Presencia de Dios. Velos como “Tengo tanto trabajo que hacer” “Necesito dormir un poco más” “ No tengo un lugar apropiado para estar a solas con Dios” etc.

Si te preguntara ahora mismo cuál es el velo que te está impidiendo apartar un tiempo para estar a solas con Dios

¿Cuál sería tu respuesta? (Tómate un momento para pensar)

La siguiente pregunta es: ¿Qué podrías hacer para romper ese velo?

Y la última pregunta es: ¿Qué estás haciendo para romper ese velo?

Creo que el único velo que nos impedía la comunión personal con Dios, y que nosotros no podíamos quitar, Jesús ya lo quitó. Para cualquier otro velo, está en nosotros la capacidad de romperlo.

Hebreos 10.20 (NTV)

20 Por su muerte, Jesús abrió un nuevo camino —un camino que da vida— a través de la cortina al Lugar Santísimo.

Dios ya hizo su parte, ahora nos toca a nosotros hacer la nuestra. Ningún sacrificio que hagamos para estar en un tiempo de comunión con Dios se comparará con el que Él hizo para poder disfrutar de ese mismo tiempo.

Te garantizo que nunca te arrepentirás de priorizar en tu agenda el tiempo con Dios.

Bendiciones siempre!!

 

No basta sólo con cantar

NoBastaComo muchos ya saben la alabanza y adoración no se limita a la expresión musical durante el servicio del domingo sino también involucra un estilo de vida. Sin embargo, es muy grande la cantidad de cristianos que solamente ofrecen cantos como una forma de demostrar su adoración a Dios.

El siguiente pasaje bíblico nos enseña claramente como completar una expresión de adoración al señor.

 “Cantaré de tu amor y de tu justicia, oh Señor; te alabaré con canciones. Tendré cuidado de llevar una vida intachable, ¿cuándo vendrás a ayudarme? Viviré con integridad en mi propio hogar. Me negaré a mirar cualquier cosa vil o vulgar. ” (Salmo 101.1–3a, NTV)

Como podemos ver el cantar y alabar forma parte de la expresión de adoración del salmista pero aún hay más.

Tendré cuidado de llevar una vida intachable.

Esto realmente glorificará a Dios y hará que otros muchos lo glorifiquen también. Me llama la atención que dice “Tendré cuidado” esto implica una acción deliberada de parte de la persona para llevar una vida agradable a Dios.

¿cuándo vendrás a ayudarme?

El salmista sabe que llevar una vida intachable es, para un ser humano, completamente imposible en sus propias fuerzas. Por eso acude al único que puede ayudarle a vivir en completa integridad. Es un gran regalo y consuelo para nosotros saber que el mismo Espíritu Santo de Dios que habitó en Jesús, habita en nosotros hoy y nos ayuda a llevar una vida agradable a Dios. Cuando nosotros ponemos todo de nuestra parte para vivir en santidad, Dios se encargará de suplir lo que nos haga falta para lograrlo.

Viviré con integridad en mi propio hogar.

Esta es una afirmación poderosa y desafiante para nosotros el día de hoy. Muchos creyentes  e incluso músicos cristianos llevan una vida de testimonio en la iglesia y en la calle pero en su propia casa dejan mucho que desear. Las personas que comparten nuestro hogar son las que pueden verdaderamente dar Fe de que Dios es el centro de nuestras vidas.

Me negaré a mirar cualquier cosa vil o vulgar.

Wow! El Espíritu Santo inspiró esta frase miles de años antes de que existiera la TV o el Internet y hoy tiene una vigencia y un peso increíble. Además aquí nos habla de un nivel de consagración del cual nadie más, sino solo Dios, conocerá. Nadie sino solo Dios y tú pueden saber dónde se están posando tus ojos realmente, ¿qué es lo que ves en la tv o en el internet cuando estás a solas? Creo que bien vale la pena aclarar algo; No se está refiriendo únicamente a pornografía. El versículo dice: “cualquier cosa vil o vulgar”Así que lo mejor que podemos hacer es orar a Dios y preguntarle cuál es su opinión acerca de lo que estoy viendo, o pienso ver, y entonces renunciar a cualquier cosa que (aunque me guste o me parezca chistosa) pueda ser ofensiva para Él.

Espero que la reflexión de este día produzca un fruto agradable a Dios en tu vida. Por favor no dejes de compartirla con alguien más en tus redes sociales, a fin de que la Palabra de Dios pueda llegar a más y más personas.

Bendiciones siempre!

Cuando la presión y el estrés se me vienen encima…

Últimamente he tenido días muy estresantes en los que la presión acumulada se ha hecho sentir en todo mi cuerpo y estado de ánimo. Pero hace unos días mis ojos se fijaron sobre un versículo que llenó por completo mi ser. Dios me enseñó la clave para salir de mi estado de estrés y presión:

Cuando la presión y el estrés se me vienen encima,
yo encuentro alegría en tus mandatos. Salmo 119:143

¿Dónde está entonces mi escape cuando el estrés y la presión de la vida me ganan?

¿En ver la novela o una película? ¿Llamando a la amiga por 3 horas? ¿Quejándome con mi familia? ¡No!

Mi alegría, mi balance, mi paz vendrán de la Palabra de Dios, que da vida. Todo lo demás puede ser útil de forma temporal, pero si queremos encontrar una verdadera y duradera alegría, la debemos buscar en la lectura y meditación de la Biblia y llenándonos de su Presencia.

Así que si hoy te sientes presionado, estresado y cargado, toma un tiempo para meditar en las cosas de arriba. Deja que tu mirada se eleve más allá de tus problemas y deja que se pierda en la meditación de la Palabra de Dios, donde encontrarás tu Verdadera Paz y Alegría!

Dios te bendiga!

Melek A.

La semana pasada durante mi devocional personal, leí el siguiente versículo:

Gálatas 4.19 (NTV)

19 ¡Oh mis hijos queridos! Siento como si volviera a sufrir dolores de parto por ustedes, y seguirán hasta que Cristo se forme por completo en sus vidas.

A través de este pasaje Dios plantó en mi corazón con claridad  una de las metas ministeriales que debemos tener en Centro de Vida Cristiana. Y es esta: Que Cristo se forme por completo en la vida de cada uno de nuestros miembros.

En el mismo versículo vemos que no será tarea fácil ya que el apóstol Pablo compara esta misión con “dolores de parto” que seguirán hasta que la misión sea completada.

Es mi oración que cada mensaje de domingo, cada mensaje en los Grupos Vida por las casas y toda actividad de nuestra congregación sea un escalón más en el camino de formar a Cristo en la vida de cada uno.

Además, estoy convencido que esta es la meta que Dios desea que se trace cada líder de Grupo o Ministerio Cristiano.

Oremos a Dios.

Señor, que Cristo sea formado en mi vida y que a la misma vez pueda ayudar a que se forme en la vida de los demás.

Una Fe que no falle

FeEsta mañana durante el tiempo de oración este versículo vino con mucha fuerza a mi mente.

31 »Simón, Simón, Satanás ha pedido zarandear a cada uno de ustedes como si fueran trigo; 32 pero yo he rogado en oración por ti, Simón, para que tu fe no falle, de modo que cuando te arrepientas y vuelvas a mí fortalezcas a tus hermanos».

Lucas 22:31-32 NTV

Creo que si hubiéramos estado en el lugar de Pedro la oración que  hubiéramos querido que Jesús hiciera es: ¡Oh Padre! ¡Guárdalo de la zarandeada que el diablo le va a dar! Sin embargo, Jesús, quien sabe qué es lo mejor para cada uno de nosotros oró de manera diferente; Él oró para que la Fe de Pedro no fallara.

Y estoy seguro que en innumerables ocasiones en mi propia vida y en la tuya el Espíritu Santo de Dios ha intercedido de la misma forma.

No nos gusta ser zarandeados, pero es necesario para que el genuino fruto sea diferenciado de la paja y la basura. Después de que alguien ha sido zarandeado podrás reconocer en él o ella a alguien más maduro, con mayor conocimiento de Dios y una persona que es capaz de fortalecer a otros porque tiene la autoridad, que sin la zarandeada, nunca hubiera podido obtener.

Si quieres ser usado por Dios, crecer más espiritualmente o conocer más de cerca a Dios, no te extrañes de las zarandeadas que están viniendo a tu vida. Dios está haciendo un trabajo en ti a través de ellas.

Lo que aprendí esta mañana y te comparto es lo siguiente: Voy a cambiar mi forma de orar en medio de las sacudidas violentas que vengan a mi vida; Voy a orar de acuerdo a la voluntad de Dios; voy a suplicar a Dios que mi Fe no falle.

Si me preguntas en este momento cuál es mi petición de oración; mi petición es: Pídele a Dios que mi Fe no falle. La estrategia del enemigo esta enfocada en lograr algo; y eso es, que falle mi Fe. Porque sin Fe me será imposible agradar a Dios.

No sé cuál es tu circunstancia difícil hoy pero mi oración por ti es: -Señor que su Fe No Falle- ¿Cuál será tu oración?

El mismo Pedro que fue zarandeado escribió años más tarde:

10 En su bondad, Dios los llamó a ustedes a que participen de su gloria eterna por medio de Cristo Jesús. Entonces, después de que hayan sufrido un poco de tiempo, él los restaurará, los sostendrá, los fortalecerá y los afirmará sobre un fundamento sólido.

1 Pedro 5:10

 Medita por un momento

¿Qué han logrado en ti las recientes tribulaciones que han venido a tu vida? ¿Han hecho flaquear tu Fe o la han fortalecido? ¿Conoces a alguien que está siendo zarandeado en este momento? ¿Cómo vas a orar por él o ella?

Te animo a compartir este mensaje el día de hoy.

Bendiciones siempre!

La Realidad de las cosas

ComuniónConDios

Solamente deseo compartir contigo un pensamiento que ha estado palpitando fuerte en mí desde mi tiempo de oración esta mañana.

Durante algunos años estuve a cargo de organizar campamentos y/o retiros espirituales. Una frase muy común al terminar esos 3 días gloriosos de estar apartado de todo para estar en comunión con Dios era: “Bueno, ahora de vuelta a la Realidad.”

Quizás ese fue mi sentir esta mañana al terminar de orar, luego de un precioso tiempo con Dios. Regresar al mundo real donde tengo que hacer muchas cosas terrenales necesarias para mi subsistencia en esta tierra.

Pero luego de pensarlo un poco me dije: -La razón principal para la cual fui creado es para estar en comunión con Dios. El pecado rompió esa comunión perfecta que había entre Dios y el hombre.  Pero a través del sacrificio de Jesucristo, Dios ha abierto una puerta para que esa comunión sea restablecida.-

18 “Y  todo esto es un regalo de Dios, quien nos trajo de vuelta a sí mismo por medio de Cristo. Y Dios nos ha dado la tarea de reconciliar a la gente con él. 19 Pues Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando más en cuenta el pecado de la gente. Y nos dio a nosotros este maravilloso mensaje de reconciliación.20 Así que somos embajadores de Cristo; Dios hace su llamado por medio de nosotros. Hablamos en nombre de Cristo cuando les rogamos: «¡Vuelvan a Dios!».21 Pues Dios hizo que Cristo, quien nunca pecó, fuera la ofrenda por nuestro pecado,[a] para que nosotros pudiéramos estar en una relación correcta con Dios por medio de Cristo.” 2 Corintios 5:18-20 NTV

Entonces, la conclusión a la que estoy llegando es esta:

Los momentos de comunión con Dios son la realidad que Dios preparó para mí. Y ahora, gracias a Cristo, puedo volver a vivir esa realidad.

Cuando oro, adoro, medito en Su Palabra y disfruto de su Presencia no son momentos de ensueño irreales sino, más bien, la realidad que Dios quiere que viva.

Por lo tanto, me estoy dando cuenta que actualmente como humano redimido por Jesús, vivo en dos realidades. La realidad terrenal y la realidad espiritual.

Ahora la pregunta es: ¿Cuál de las dos realidades permitiré que influencie más mi vida? es decir, forma de pensar, decisiones, acciones, etc.

Creo que la realidad terrenal debe pasar a ser MENOS IMPORTANTE para mí que la realidad espiritual… Mmmm no es tan fácil ¿verdad?

Primero hay que entenderlo, luego aceptarlo y lo tercero vivirlo. Solamente el paso de entenderlo es un tanto difícil ya no digamos lo demás.

 Es por esto que nunca nos damos por vencidos. Aunque nuestro cuerpo está muriéndose, nuestro espíritu[a] va renovándose cada día. 17 Pues nuestras dificultades actuales son pequeñas y no durarán mucho tiempo. Sin embargo, ¡nos producen una gloria que durará para siempre y que es de mucho más peso que las dificultades! 18 Así que no miramos las dificultades que ahora vemos; en cambio, fijamos nuestra vista en cosas que no pueden verse. Pues las cosas que ahora podemos ver pronto se habrán ido, pero las cosas que no podemos ver permanecerán para siempre.” 2 Corintios 4: 16-18 NTV

Alguien dijo una vez, “No somos seres terrenales que tenemos experiencias espirituales, más bien, somos seres espirituales teniendo una experiencia terrenal.” creo que esto aplica bastante bien a lo que esta nota de blog está tratando de transmitir.

Cierro con una cita del libro de A.W. Tozer llamado “La búsqueda de Dios” Página 95

Ellos saben que algo muy profundo en sus almas contempla a Dios. Aun en los momentos cuando exigencias terrenales les obligan a apartar la vista de ello, no por eso interrumpen la comunión con Dios. No bien se ven libres de lo que impedía vuelven a concentrarse en él. Este es el testimonio de muchísimos cristianos, y mientras escribo, tengo la sensación de estar simplemente transcribiendo lo que ellos me han dicho.

Es mi deseo que la realidad de la comunión con Dios, la realidad para la cual Dios me creó, sea la que gobierne mi existencia en esta tierra.

Bendiciones  siempre!!

14 No adores a ningún otro dios, porque elSeñor, cuyo nombre es Celoso, es Dios celoso de su relación contigo. Éxodo 34:14 NTV

Ayudando a Dios a cumplir su Promesa

Apresurado

“Entonces Sarai le dijo a Abram: «El Señor no me ha permitido tener hijos. Ve y acuéstate con mi sierva; quizá yo pueda tener hijos por medio de ella». Y Abram aceptó la propuesta de Sarai.” Genesis 16:2 NTV

¿Alguna vez has tratado de ayudar a Dios a cumplir su promesa? ¿Has pensado en algunas alternativas para tratar de explicar porqué todo luce distinto a lo que Él prometió?

Este pasaje nos deja ver que Abram y Sarai pasaron una situación así. Veamos que se esconde detrás de este versículo para entender que los llevó a “ayudar a Dios” a cumplir su promesa.

1.  “El Señor no me ha permitido tener hijos”  Sarai estaba describiendo la realidad que era obvia para todos. Estaba viendo solamente con ojos humanos y había cerrado sus ojos espirituales que son los que le permitirían ver la realidad de Dios en lugar de la propia; tanta espera había hecho flaquear su Fe y estaba apunto de buscar otra alternativa para conseguir lo que Dios había prometido pero aún no había dado.

2. “Ve y acuéstate con mi sierva”  Esa era una opción que la cultura de ese entonces permitía para tener hijos. Entonces Sarai pensó, que seguramente, Dios quería  obrar de esa manera y se ahorró el buscar a Dios en oración para conocer SU voluntad al respecto. Ella pensó “Si todo el mundo lo hace, debe ser algo que Dios permite”. O quizás pensó ” Si le pregunto a Dios a lo mejor me dice que No y entonces voy a tener que seguir esperando y yo ya no tengo tiempo para eso.”   Sea cual fuere su motivo creo que muchos nos podemos identificar con el hecho de que en muchas ocasiones queremos emprender cosas que pensamos van a glorificar a Dios pero no oramos para preguntarle si a Él le agrada.

3. “quizá yo pueda tener hijos por medio de ella” Aquí viene una parte interesante. Sarai pudo pensar: -Si ella queda embarazada es porque ¡Dios está bendiciendo este plan!-  Sin embargo no era así, antes bien todo este plan se volvió en contra de Sarai más adelante. No podemos manipular a Dios, Él es soberano. Es mejor que nos humillemos delante de Él y esperemos en obediencia hasta el momento en que Él quiera obrar, o nos autorice a hacer algo. Nada en la Biblia nos prohibe que oremos para preguntarle SU Voluntad y movernos de acuerdo a ella. El problema está cuándo el quiere obrar en formas que no entendemos y por eso las rechazamos.

4. “Abram aceptó la propuesta de Sarai.”  Aquí podemos ver como ambos prefirieron escuchar la voz de su ser querido y olvidar la voz de Dios. ¿Cuántas veces no hemos hecho lo mismo? Escuchar a nuestros familiares o amigos muy bien intencionados, antes que buscar a Dios.  Abram prefirió escuchar a Sarai antes que a Dios, y probablemente Sarai pensó, si Abram esta de acuerdo es porque está bien. Todo el desastre posterior se hubiera evitado si  tanto Sara como Abram buscan a Dios en oración antes de    poner en marcha la “brillante idea” para hacer que Dios cumpliera SU promesa.

A veces pensamos que podemos forzar a Dios a bendecir nuestros planes, pero Dios no obra así.

Amigo, lo mejor que podemos hacer antes de tomar cualquier decisión, por buena que parezca, es buscar a Dios en oración intensamente hasta obtener SU respuesta, sea Si o No  o quizás un “Espera un poco” y luego actuar de acuerdo a SU voluntad.

Bendiciones siempre!!

No dejes de compartir este tema con alguien más.

 

 

 

 

Antiguas entradas
A %d blogueros les gusta esto: