Dios es Sin Igual

Reflexiones de la Vida y la Palabra de Dios por el Pastor William Arévalo

Autor: warevalo (página 1 de 8)

Episodio 006 ¿Que hacer en medio de la crisis?

Es muy fácil perder el norte al estar en crisis. En este breve mensaje vemos tres acciones que el Rey David tomó al enfrentar la crisis. Nos dictan un buen ejemplo a seguir cuando nos toque el turno a nosotros.

Episodio 005 La Voluntad de Dios para mi vida.

¿Cómo saber la Voluntad de Dios para mi vida? En este episodio encontrarás un enfoque bíblico para responder esa pregunta cuando ésta llegue a tu vida.

¿Porqué me llamas bueno? Solo Dios es verdaderamente Bueno

 

Puedes escuchar y / o descargar completamente gratis este mismo mensaje en audio haciendo click aquí.

Marcos 10.17–22 (NTV)

17Cuando Jesús estaba por emprender su camino a Jerusalén, un hombre se le acercó corriendo, se arrodilló y le preguntó: —Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna?
18—¿Por qué me llamas bueno? —preguntó Jesús—. Sólo Dios es verdaderamente bueno;

En estos dos versículos podemos encontrar una interesantísima interacción entre Jesús y un hombre que le estaba buscando.  Y creo que el día de hoy podremos ser transformados si permitimos que el Espíritu Santo utilice esta historia para desafiar nuestra vida.

Veamos,

  • Este hombre se acercó a Jesús con urgencia. / Dice la Palabra que venía corriendo. Eso me hace pensar en muchos que mantenemos una vida apresurada y con agenda llena. Y en muchas oportunidades es principalmente por el Ministerio. Corremos de un lado a otro y nos hemos vuelto unos expertos en llegar “Justo a tiempo” para encontrarnos con el Maestro. Sin embargo, te animo que en cuanto se trate de estar con Jesús llegues antes de tiempo y te quedes sin limite de tiempo.

 

  • El hombre se  arrodilló ante Jesús / Con este acto estaba diciendo: Jesús, yo reconozco que eres superior a mí. Pero… ¿Porqué se arrodilló?  Puede ser que   admirara a Jesús a tal punto que consideraba que arrodillarse era la mejor forma de iniciar una interacción con Él.  O quizás quería ganarse la aprobación de este Rabí que estaba en su apogeo de popularidad. O bien quería impresionar a los presentes que admiraban a Jesús y que dijeran, este hombre si que ama al Maestro. Cual sea que haya sido su motivación algo que deseo recalcar  es que muchos de nosotros nos podemos identificar con él en este aspecto. Somos personas que nos arrodillamos ante Jesús. Ahora la pregunta es ¿Cuáles han sido nuestros motivos para arrodillarnos ante Jesús?

 

  • Este hombre llamó bueno a Jesús. No parece nada fuera de lo común esta declaración. Maestro Bueno. Hoy en día es lo más normal del mundo llamar a alguien bueno sin que tenga ninguna connotación extraña. Lo interesante en este caso es que por la forma en que utilizó las palabras en el idioma original, este hombre de cierta forma le estaba llamando Dios a Jesús. Es como si en español dijéramos algo como “Maestro Perfecto en Bondad” y que Jesús respondiera ¿Porque me llamas perfecto solo Dios es perfecto? ¿Me entiendes? Más adelante veremos la importancia de esta declaración.

 

  • Era un hombre que reconocía la importancia de las cosas espirituales. Pues la pregunta que le hizo a Jesús estaba relacionada con la vida eterna. Y creo que en eso también nos podemos identificar. El hecho de que estés leyendo este blog me deja saber que te interesan las cosas relacionadas con Dios y tu vida espiritual.

 

Sin embargo, Jesús no se impresionó en lo más mínimo con todo eso. ¿Por qué?  Porque Jesús conocía lo que había dentro del corazón. Muy probablemente  este hombre era un experto en manejar las apariencias y era alguien que buscaba quedar bien con todo mundo.

¿Será que eso es algo con lo que nos podríamos identificar también? Espero que no.

Jesús ignoró toda la apariencia exterior y fue directo a lo que había en lo íntimo del  corazón de aquél hombre. Y es lo mismo que quiere hacer contigo hoy. Dios quiere llegar a lo íntimo de tu corazón y tratar con lo que está allí.

Cuando Jesús le dijo ¿Porqué me llamas bueno? Solo Dios es verdaderamente bueno. Lo que en realidad le estaba diciendo es: ¿Porqué me llamas Dios? ¿De verdad crees que soy Dios?

Y allí, en ese momento, le estaba al hombre la oportunidad de hacer una de las declaraciones más poderosas de la Escritura. Algo como “Porque yo creo que tú eres Dios”. Allí estaba la oportunidad de hacer una declaración que lo llevaría a la Vida Eterna de la cual estaba preguntando. Sin embargo aquel hombre guardó silencio o quizás fingió ignorar la pregunta. ¿Porqué?

Quizás porque si confesaba abiertamente que Jesús era Dios mismo,  sin duda alguna su reputación se vendría abajo con la élite de la sociedad Judía, aquella reputación que tanto trabajo le había costado formar sería sustituida por burlas,  rechazo, acusaciones de herejía y quien sabe cuanta cosa más. Entonces concluyó que era mejor guardar silencio. No estaba dispuesto a arriesgarlo todo por aquel maestro de Galilea.

Seguramente se sintió atrapado porque nunca pensó que Jesús fuera a tomar tan en serio sus palabras. “Maestro Bueno” después de todo para él era tan solo un saludo “políticamente correcto” y a lo mejor esperaba de Jesús una respuesta políticamente correcta, porque ¿A qué Rabino se le ocurriría poner en una situación tan bochornosa a un contacto tan importante, con tanta influencia y eso sin mencionar las cantidades que podría llegar a ofrendar para el ministerio?  Sin embargo, se topó con que a Jesús no le preocupaba (ni le preocupa hoy día) si sus acciones son o no son políticamente correctas.

Te voy a decir un secreto… a Jesús no le interesa como quede tu reputación por causa de Él. A Jesús le interesa que encuentres la Vida Eterna a través de Él.

Amigo o amiga que me escuchas…

¿Cómo vas a responder tú a la pregunta de Jesús? ¿De verdad crees que soy Dios?

Cuándo Jesús te coloque en una situación en la que abiertamente tendrás que escoger entre definirte como su seguidor o quedarte callado.

¿Vas a guardar silencio?

¿Estas dispuesto o dispuesta a poner en juego tu reputación por la causa de Jesús?

Termino con esta contundente declaración de nuestro Señor.

Si tratas de aferrarte a la vida, la perderás; pero si entregas tu vida por mi causa y por causa de la Buena Noticia, la salvarás.” (Marcos 8.35, NTV)

 

 

 

Photo by Avi Richards on Unsplash

¿Porqué me llamas bueno?

“¿Porqué me llamas bueno? solamente Dios es verdaderamente bueno.” Esta expresión de Jesús implicaba un tremendo reto para el hombre rico y hoy día también para nosotros. En este episodio descubriremos el significado de esta frase y cómo nos afecta hoy.

¿A dónde iré?

Es muy fácil para nosotros aún como creyentes caer en la trampa de buscar refugio en los mismos lugares que los que no han conocido a Dios lo buscan. Esta breve reflexión basada en el salmo 55 nos invita a ir al lugar del verdadero refugio. Termina con un tiempo de oración de ánimo y confort.

Indispensable para una Vida en Fe

Para escuchar el audio de este mensaje click Aquí

Señor Dios, gracias por permitirnos conocerte, gracias por la cruz que nos abrió el camino para estar en tu presencia. Hoy te pido Señor que mientras escuchamos tu Palabra tu Espíritu Santo nos hable  y transforme nuestra forma de vida. En el nombre de Jesús. Amén.

Hola, gracias por concederme  el privilegio de tu atención durante los próximos minutos. Es mi deseo que Dios pueda hablar a tu vida  y ayude a sanar tu corazón si eso es lo necesario, que te ayude a evitar errores en tu caminar con Dios y que te inspire a experimentar la bendición de una vida de Fe.

Hoy quiero dar un vistazo a algunos elementos que  la Biblia nos da para comprender un poquito de lo que es la inmensidad de la Fe. Sin embargo, algo que te puedo asegurar es que no vamos a comprender las dimensiones de la vida en Fe hasta no experimentarla.

El mensaje de hoy no es un estudio profundo acerca de la Fe sino más bien un vistazo al área de la Fe que se activa en nosotros, cuando Dios nos llama a hacer algo.

En muchas oportunidades he visto personas caminar “En Fe” y terminar frustradas o incluso alejadas de Dios. Y las preguntas que quedan en el aire son casi siempre las mismas.

¿Qué pasó? ¿Qué falló? ¿Por qué con otro si funciona y conmigo no?

Estas son preguntas genuinas y que no tienen fácil respuesta.

Lo que estás escuchando hoy es mi intento de brindar una respuesta que pueda comenzar a traer claridad y confort para aquellos que han sido afectados en esta área de su vida espiritual.

Para ello vamos al libro de Romanos capítulo 10 y versículo 17. Dice así la Palabra del Señor.

Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo.

(Romanos 10.17, NVI)

Podemos darnos cuenta entonces de que para que exista Fe  PRIMERO debe haber un mensaje y luego alguien que lo crea.

Es decir que la fe es el fruto de la interacción de dos personas.  Del mismo modo que la concepción de un bebé es el fruto de la unión íntima entre un hombre y una mujer. La vida de Fe es el fruto de nuestra relación íntima con Dios.  ¿Estás conmigo?

Y allí es donde muchas veces comienza el fallo de nuestra vida de Fe en Dios. No esperamos a escuchar las promesas o instrucciones de Dios para actuar conforme a ellas. Sino que nos lanzamos a actuar en base a nuestras suposiciones o deseos o quizás muy buenas intenciones y comenzamos a declararlos y a declararlos en Fe y luego nos frustramos cuando nuestras declaraciones no producen ningún fruto. Y al final de las cuentas nos sentimos engañados o traicionados porque la realidad fue diferente de lo que soñábamos y lo más triste es cuando terminamos culpando a Dios de no cumplir las promesas que Él nunca hizo. Suena ridículo yo se pero así pasa.

Los grandes heroes de la Fe en la Escritura actuaron en Fe demostrando que creían el mensaje que Dios les había dado.

Abraham, escuchó, creyó y obedeció.  No fue su idea dejar su tierra y parentela e irse a una nueva tierra. Fue idea de Dios. Abraham solo respondió en obediencia al mensaje que había escuchado en Presencia de Dios.

Gedeón, escuchó, creyó y obedeció.  Ir a la batalla con 300 hombres armados de ollas y antorchas no fue una estrategia que él mismo pensó. Sino que fue el resultado de obedecer a lo que Dios le indicó hacer. Aunque al principio le costó un poco creer al final decidió confiar en el mensaje que había recibido de parte de Dios.

Moisés, escuchó, creyó y obedeció.  Lanzarse a la titánica tarea de liberar a un pueblo de la opresión de una nación que era mucho más poderosa no fue su idea y quizás tampoco su deseo. Pero lo hizo en obediencia al mensaje que recibió de Dios.

Así que vemos el mismo principio aplicado en las vidas de estos 3 hombres. Antes de actuar en Fe existió un mensaje que provino de parte de Dios. ?¡Primero el Mensaje y luego la acción! Si quieres vivir una vida plena de Fe debes comenzar a afinar bien tu oído espiritual para primero escuchar el mensaje de Dios  y luego comenzar a accionar en Fe como una respuesta al mensaje que has recibido.

También quisiera destacar algo. A estos hombres la Fe no les sirvió para satisfacer deseos personales sino para cumplir los propósitos de Dios. Porque la Fe no es nuestro medio para manipular a Dios sino para agradar a Dios.

Amigo o amiga que me escuchas hoy. ¿Te ha hablado Dios acerca de algo que debes hacer o dejar de hacer? Te animo que comiences a actuar en obediencia lo antes posible.

¿Estás a punto de empezar algo que requerirá mucho esfuerzo y sacrifico pero no tienes la certeza de que Dios te está llamando a hacerlo?

Te aconsejo no comenzar hasta tener la convicción de que estás actuando en obediencia a Dios y no guiado por un deseo, quizás noble, pero al final de cuentas engañoso porque  viene de tu propio corazón y no de la Voluntad de Dios.

Ten la certeza de que si estás dispuesto a escuchar, Dios está más interesado de lo que imaginas en hablarte y guiarte.

Si has sido dañado por un “un proyecto de fe” que fallo. Hoy puede ser el día que comience la restauración de tu corazón. Dios sigue en control de todo y te espera con los brazos abiertos.

Oremos,

Padre bueno gracias por esta Palabra que hoy nos has hecho llegar. Oro Señor para que pueda ser como un bálsamo al corazón de quien me está escuchando en este momento. Y te pido que en este momento llenes gozo y alegría la vida de quien me está escuchando. Atráenos Señor hacia tu Presencia y no nos permitas caminar en nuestra propia sabiduría. Haznos sensibles a tu voz y que nuestras decisiones siempre estén guiadas por tu Espíritu Santo. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

 

Photo by Robert Crawford on Unsplash

Indispensable para una Vida de Fe

La vida en Fe requiere de un elemento indispensable que en muchas oportunidades es olvidado y esa ha sido la principal razón por la que muchos “Proyectos de Fe” han fracasado. Si eres alguien inquieto por servir a Dios escuchar este mensaje de 10 minutos podría llegar a ahorrarte algunas dolorosas experiencias. Bendiciones!

Cambio de Meta

El Primer Mensaje que predicó Jesús fue el arrepentimiento. ¿Sigue vigente este mensaje el día de hoy?

Orando en medio de la Crisis

DSC_0240-1140x760

 

Me levanto temprano, antes de que salga el sol; clamo en busca de ayuda y pongo mi esperanza en tus palabras.” (Salmo 119.147, NTV)

En numerosas ocasiones el Rey David enfrentó situaciones difíciles. Atentados contra su vida, crisis de gobierno, hijos rebeldes, injusticias etc. En esta breve expresión nos enseña tres acciones concretas que él tomó en medio de la crisis y las cuales usted y yo también podemos imitar sin importar la dificultad que estemos enfrentando.

  1. Se levanta temprano.

Lo importante de esta acción no es el hecho de levantarse temprano sino el propósito por el cual lo hace. Buscar la Presencia de Dios. El iniciar el día en oración nos cambiará la forma en que enfrentaremos la jornada.

  1. Clama por ayuda.

A veces nos presentamos delante de Dios buscando las frases “correctas” Frases como “Declaro que todo va estar bien” “Señor, no me dejaré vencer” etc. Frases en donde todavía el “yo” tiene algún mérito, dónde demuestro que aún quedan fuerzas en mí, dejando ver que aún no he aceptado, con humildad, mi incapacidad de salir de esto sin la total dependencia de Dios. Cuando el salmista se presentó y clamó por ayuda, la palabra hebrea que utilizó en este salmo expresa la idea de un grito desesperado. Ese es el clamor de un corazón quebrantado y humillado delante de Dios.

  1. Pone su esperanza en la Palabra de Dios.

El Salmista conoce la Escritura y más importante aún decide confiar y actuar conforme a ella. No esta basándose en un cambio de circunstancias para saber que Dios está en control. Lo único que ha necesitado saber es que Dios lo dijo para poder encender la llama de la esperanza y aguardar con paciencia el desenlace perfecto que tendrá su situación. No siempre obtuvo el desenlace que deseó pero atravesó el proceso de mejor forma sabiendo que Dios estaba en control.

Así que tomemos ejemplo del Rey David y hagamos el buscar a Dios nuestra prioridad diaria, humillémonos y clamemos delante de Él y confiemos en que SU Palabra operará en nuestras vidas.

Gracias Mamá

El día de hoy se celebra el día de las madres en mi país Guatemala. Cómo quisiera estar allí para darle el abrazo en persona a mi mamá. Pero al no poder hacerlo quiero dedicar unos momentos en este espacio para honrarla públicamente.

Existen muchas virtudes que podría enumerar acerca de ella, pero hoy quiero centrarme en un regalo que me  ha dado diariamente durante muchísimos años , y que a pesar de la distancia a la que vivimos el uno del otro, sigo sintiendo el amor y el beneficio de ese regalo.  Me refiero a la oración.

Quizás cuando era más jóven no hubiera valorado esta virtud por sobre otras pero ahora que me acerco a los 40 años me doy cuenta que ha sido lo más valioso que he podido recibir de ella. El tiempo que dedica a orar por mí diariamente.

La semana pasada tuve la oportunidad de escuchar en vivo a un veterano teólogo y pastor estadounidense que está apunto de retirarse del pastorado a sus 74 años de edad. (Erwin Lutzer) En parte de su mensaje compartió que sus dos padres vivieron más de 100 años  y que cuando su mamá cumplió los 100 él le preguntó en tono de broma: – Mamá ¿Podrías darme el nombre de cada uno de tus tataraniétos?- A lo que ella respondió: – Claro que sí, los conozco bien porque cada mañana oro por cada uno de ellos por nombre. Luego este respetado y admirado pastor añadió. “Sé que la mayor parte de lo que he alcanzado en el ministerio hoy es fruto de las oraciones que mi madre elevó al cielo por mí cada día de su vida”.

Al escucharlo me di cuenta que puedo identificarme plenamente con su afirmación.  Sé que la mayor parte de las bendiciones que he podido vivir hasta el día de hoy es la respuesta del Señor a las oraciones diarias de mi mamá.

¡Feliz día mamá! Gracias por orar por mí.

Con amor, tu hijo.

William Arévalo

 

 

 

Compartir de Jesús

Gente

Nuestro versículo para esta semana es el siguiente:

 11″ Rescata a los que van rumbo a la muerte;
detén a los que a tumbos avanzan al suplicio.
12 Pues aunque digas, «Yo no lo sabía»,
¿no habrá de darse cuenta el que pesa los corazones?
¿No habrá de saberlo el que vigila tu vida?
¡Él le paga a cada uno según sus acciones! ”
Proverbios 24: 11-12

Muchas veces hemos encontrado más de una razón para justificar el no compartir el mensaje de Jesús con alguien. Sin embargo a Dios no lo podremos engañar. Cada vez que Él nos da una oportunidad de compartir la Buena Noticia, Él está esperando que la compartamos porque sabe que tenemos la capacidad de hacerlo.

Se trata de salvar un alma de la condenación eterna!! Así que la próxima vez que se nos presente la oportunidad venzamos el nerviosismo y hablemos con alegría de las maravillas de Jesús y sus planes para nuestras vidas.

En el amor de Jesús,

William Arévalo

No dejes de compartir este mensaje con todos tus contactos y en las redes sociales.

Mucho Dinero

Antiguas entradas