¡Que hermoso adorar al Señor juntos! Creo que cada uno de los que participamos del Servicio este domingo en Centro de Vida Cristiana podemos identificarnos con esa frase.

Al momento de entonar el canto Aleluya mi corazón estaba muy conmovido al escuchar las voces de la iglesia adorando a Dios.

El mensaje de la Palabra fue muy retador. El tema de esta semana de la serie “Púrpura” fue “¿A quién agradas? y en un pequeño resumen tendríamos lo siguiente:

Introducción

Queramos aceptarlo o no, todos vivimos para el agrado de alguien, para quedar bien con alguien. (nosotros mismos, nuestra familia, amigos, etc…)

Ejemplos Mujeres que viven para agradar a sus esposos.

Muchos jóvenes viven para agradar a sus amigos.

Personas que viven para agradarse a sí mismos.

Romanos 8:8
Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios.

¿Para quién estamos viviendo nosotros?

¿Qué o quién marca los parámetros en los cuales basa sus decisiones?     

La meta para todo hombre y mujer creyente debe ser vivir para agradar a Dios.

2 Corintios 5:9

 Así que, ya sea que estemos aquí en este cuerpo o ausentes de este cuerpo, nuestro objetivo es agradarlo a él.

Gálatas 1:10
¿Qué busco con esto: ganarme la aprobación *humana o la de Dios? ¿Piensan que procuro agradar a los demás? Si yo buscara agradar a otros, no sería *siervo de Cristo.

1.- ¿Cómo vivir una vida agradable a Dios en un mundo que NO busca agradar a    Dios?

  • Guardando Su Palabra – Deuteronomio 12:28

“Asegúrate de obedecer todos mis mandatos, para que te vaya bien a ti y a todos tus descendientes, porque así estarás haciendo lo que es bueno y agradable ante el Señor tu Dios.”

  • Integridad – 1 Crónicas 29:17

“Yo sé, mi Dios, que tú examinas nuestro corazón y te alegras cuando encuentras en él integridad. Tú sabes que he hecho todo esto con buenas intenciones y he visto a tu pueblo dando sus ofrendas por voluntad propia y con alegría.”

 Teniendo Fe – Hebreos 11:6

De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad.”

2.- ¿Qué espera Dios de mí, hombres? ¿Qué espera Dios de mí, mujeres?

Hombres:

  • 1 Timoteo 5:1-2   Nunca le hables con aspereza a un hombre mayor,[a] sino llámale la atención con respeto como lo harías con tu propio padre. Dirígete a los jóvenes como si les hablaras a tus propios hermanos. Trata a las mujeres mayores como lo harías con tu madre y trata a las jóvenes como a tus propias hermanas, con toda pureza.

 Mujeres

  • 1Timoteo 2:9 Y quiero que las mujeres se vistan de una manera modesta. Deberían llevar ropa decente y apropiada y no llamar la atención con la manera en que se arreglan el cabello ni con accesorios de oro ni con perlas ni ropa costosa.
  • Vestirnos de una manera modesta

En cada mujer, ahí en lo profundo existe el deseo de ser bella. Todas queremos ser bonitas, ser atractivas. Dios puso ese deseo en nosotras pero no debemos entender la belleza como nos lo enseña nuestra sociedad, que consiste en ropa pegada al cuerpo, ropa que no deja nada a la imaginación, ropa de ahorro = muy corta. Peinados llamativos y otros tantos accesorios que existen hoy en día.

Esta NO es la verdadera belleza!

Hombres

Job 31:1 Hice un pacto con mis ojos,  de no mirar con codicia sexual a ninguna joven.

Mujeres

1 Juan 2:10   “El que ama a su hermano vive en la luz y no hace que otros tropiecen”

  • No seamos piedras de tropiezo para nuestros hermanos los hombres

Dios ha puesto en nosotras el deseo de ser bellas y atractivas para poderse reflejar en nosotras. No usemos estas herramientas con un fin erróneo y pecaminoso, es decir la seducción o llamar la atención. Recordemos que las mujeres somos más verbales pero los hombres son más visuales.

Cuando salgamos a la calle, mirémonos en el espejo antes de salir y preguntemos: “Jesús, te agrada mi forma de vestir? ¿Seré causa de problema para alguno de mis hermanos? Seré siendo egoísta tratando de llamar la atención a áreas de mi cuerpo que no deberían ser punto de atención?  No hablo de regresar al closet a cambiarme 1000 veces, sino de perseguir la verdadera belleza.

Hombres

Efesios 5:33  Por eso les repito: cada hombre debe amar a su esposa como se ama a sí mismo, y la esposa debe respetar a su marido.

Mujeres

1 Timoteo 2:10  Pues las mujeres que pretenden ser dedicadas a Dios deberían hacerse atractivas por las cosas buenas que hacen”

  • Seamos atractivas por las cosas buenas que hacemos para Dios

La verdadera belleza es servir, ayudar y bendecir a otros sin esperar nada a cambio.

Proverbios 14:1 La mujer sabia edifica su hogar, pero la necia lo destruye con sus propias manos.

Hombres  

Efesios 6:4    Padres, no hagan enojar a sus hijos con la forma en que los tratan. Más bien, críenlos con la disciplina e instrucción que proviene del Señor.

Muy interesante que en este versículo la palabra “Padres” se refiere específicamente a los hombres.

1 Pedro 3:4   Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Ésta sí que tiene mucho valor delante de Dios.”

  • Tengamos un espíritu suave y apacible que refleje el amor, la ternura y la paz de Jesús.

1 Timoteo 2:15    Sin embargo, las mujeres se salvarán al tener hijos,siempre y cuando sigan viviendo en la fe, el amor, la santidad y la modestia.

 Conclusión

Aunque nunca logremos ser perfectos en esta tierra, debemos decidir vivir y poner todo nuestro esfuerzo en agradar a Dios a través de todos nuestros actos y pensamientos.

Deuteronomio 10:12

Y ahora, Israel, ¿qué requiere el Señor tu Dios de ti? Sólo requiere que temas al Señor tu Dios, que vivas de la manera que le agrada y que lo ames y lo sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma

Bendiciones siempre para tu vida.

¿Qué piensas de esta nota?

Comparte tus pensamientos.