Es muy fácil para nosotros aún como creyentes caer en la trampa de buscar refugio en los mismos lugares que los que no han conocido a Dios lo buscan. Esta breve reflexión basada en el salmo 55 nos invita a ir al lugar del verdadero refugio. Termina con un tiempo de oración de ánimo y confort.

¿Qué piensas de esta nota?

Comparte tus pensamientos.