Parte de mi banda a principios del 2006

Tomando como base el nombre del conocido libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen Covey decidí­ escribir este artí­culo, con el objetivo de compartir estas 5 actividades que ayudarán a que todo ministerio musical cristiano pueda traer más fruto al cuerpo de Cristo. Recordemos siempre que nuestra labor como musicos es SERVIR al cuerpo de Cristo con nuestro talento y no es buscar el aplauso del público. Si tienes ideas de más hábitos que puediésemos practicar porfavor añadelas en el área de comentarios para que así podamos ser  más y más edificados.

1. Puntualidad: Este es un hábito caracterí­stico de toda empresa o persona exitosa y debe ser característico de cada creyente. En el caso del ministerio musical un director de alabanza, amigo mío, me enseñó que llegar puntual a un ensayo es llegar a conectar mi equipo 15 minutos antes de la hora del inicio del ensayo. A veces llegamos al ensayo o al lugar donde ministramos a la hora en punto y nos lleva hasta 15 minutos preparar nuestro instrumento para que esté listo para empezar. Y eso es si llegamos a la hora en punto, pero si llegamos 10 min tarde ya le estaremos quitando cerca de media hora al tiempo asignado ya sea para ensayar o ministrar.

Alguien pensará que es un poco exagerado, sin embargo, he estado en lugares donde el baterísta llega tarde y además llega a cambiar la posición de la baterí­a para acomodarla a como él toca y luego comienza a afinarla, esto son cerca de 15 minutos; o bien guitarristas que llegan a colocar su pedalera y no encuentran un cable o luego se ponen a programar el sonido que se les borró y que necesitarán para determinada canción. Creo que todos estaremos más felices si al momento que llega la hora de iniciar una práctica ya todos estan listos para interpretar sus instrumentos sin ningún problema. Es decir si el ensayo o el servicio donde tocaremos comienza a las 10:00 debemos estar allá desde las 9:45 a más tardar (lo ideal serí­a 9:30 para poder probar el sonido y que todos estemos cómodos) así­ comenzaremos a hacer música a las 10:00 en punto.

2. Orar y Adorar Juntos: Esta práctica debiera ser el oxigeno que respira todo ministerio musical, sin embargo, muchísimas veces es descuidada. Debemos tomar un tiempo para estar en comunión con Dios  como equipo, pero no debe ser solo unos minutos dentro del ensayo sino un tiempo especial y específico para orar y adorar a Dios. Cuando un director de alabanza a tenido su tiempo personal de comunión con Dios tiene mayor facilidad y autoridad para guiar a un grupo de personas a un momento de comunión con Dios. ¿Te imaginas lo que ocurre si todo el ministerio musical ha tenido un tiempo en comunión con Dios antes de subir a ministrar? Que agradado se siente Dios cuando un grupo de sus hijos están tocado su mejor música solamente para Él, sin ningún otro testigo y sin ninguna otra motivación que adorarle. Seguramente ese será un ministerio poderoso.

3. Estudiar Juntos la Palabra de Dios: Estamos encontrando, por muchos lugares, una generación de musicos cristianos que saben mucho de música pero poco o casi nada de Biblia. Es necesario que cada ministerio musical tenga un tiempo de estudio de la Palabra de Dios. No solamente de temas relacionados a la alabanza y adoración sino también de temas relacionados a la vida cristiana y crecimiento espiritual. Que grato encontrarse con un baterísta que conoce y ama la Biblia y que además de ello es un excelente músico.

Creo oportuno traer a colación el siguiente versículo bí­blico. Porfavor, imagina que Dios mismo está diciendo esto a tu ministerio de Música.

16 Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido. 17 Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él.  Colosenses 3.16–17 (NTV)

4. Ensayar, ensayar y ensayar: Excelencia se escribe con la misma “E” de Ensayo. Ningún ministerio alcanzará la excelencia músical a no ser que dedique tiempo y se discipline en sus prácticas de ensayo. El músico debe dar lo mejor de sí en su ensayo personal como en el de la banda y buscar que el grupo suene lo mejor posible. Te sugiero leer el artí­culo que escribí­ llamado 25 tips prácticos para ministerios musicales, allí encontrarás varias cosas que podrás hacer en un ensayo.

5. Tener juntos actividades extra-musicales: No solo de música vivirá el ministerio de alabanza, salgamos a comer juntos, juegemos algún deporte, vayamos de paseo y fortalezcamos nuestra amistad más allá de lo musical. Esto dará un vigor inexplicable a la banda al momento de estar tocando.

Espero que este artículo pueda ser bendición para tu ministerio y que puedas compartirlo con más personas.

Bendiciones Siempre

Aquí te comparto uno de los cantos que he escrito por si te sirve para utilizarlo en tu congregación.

Tomando como base el nombre del conocido libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen Covey decidí escribir este artículo, con el objetivo de compartir estas 5 actividades que ayudarán a que todo ministerio musical cristiano pueda traer más fruto al cuerpo de Cristo. Recordemos siempre que nuestra labor como musicos es SERVIR al cuerpo de Cristo con nuestro talento y no es buscar el aplauso del público.

Si tienes ideas de más hábitos que puediesemos practicar porfavor añadelas en el área de comentarios para que así podamos ser  más y más edificados.

1. Puntualidad: Este es un hábito característico de toda empresa o persona exitosa y debe ser característico de cada creyente. En el caso del ministerio musical un director de alabanza, amigo mío, me enseñó que llegar puntual a un ensayo es llegar a conectar mi equipo 15 min antes de la hora del inicio del ensayo. A veces llegamos al ensayo o al lugar donde ministramos a la hora en punto y nos lleva hasta 15 minutos preparar nuestro instrumento para que este listo para empezar. Y eso es si llegamos a la hora en punto, pero si llegamos 10 min tarde ya le estaremos quitando cerca de media hora al tiempo asignado ya sea para ensayar o ministrar. Alguien pensará que es un poco exagerado, sin embargo he estado en lugares donde el bateriísta llega tarde y además llega a cambiar la posición de la batería para acomodarla a como él toca, más la afinada, son cerca de 15 minutos; o bien guitarristas que llegan a colocar su pedalera y no encuentran un cable o luego se ponen a programar el sonido que se les borró y que necesitarán para determinada canción. Creo que todos estaremos más felices si al momento que llega la hora de iniciar una práctica ya todos estan listos para interpretar sus instrumentos sin ningún problema. Es decir si el ensayo o el servicio donde tocaremos comienza a las 10:00 debemos estar allí desde las 9:45 a más tardar (lo ideal sería 9:30 para poder probar el sonido y que todos estemos cómodos) así comenzaremos a hacer música a las 10:00 en punto.

2. Orar y Adorar Juntos: Esta práctica debiera ser el óxigeno que respira todo ministerio musical, sin embargo, muchísimas veces es descuidada. Debemos tomar un tiempo para estar en comunión con Dios  como equipo, pero no debe ser solo unos minutos dentro del ensayo sino un tiempo especial y específico para orar y adorar a Dios. Cuando un director de alabanza a tenido su tiempo personal de comunión con Dios tiene mayor facilidad y autoridad para guiar a un grupo de personas a un momento de comunión con Dios. ¿Te imaginas lo que ocurre si todo el ministerio musical ha tenido un tiempo en comunión con Dios antes de subir a ministrar? Que agradado se siente Dios cuando un grupo de sus hijos están tocado su mejor música solamente para Él, sin ningún otro testigo y sin ninguna otra motivación que adorarle. Seguramente ese será un ministerio poderoso.

3. Estudiar Juntos la Palabra de Dios: Estamos encontrando, por muchos lugares, una generación de musicos cristianos que saben mucho de música pero poco o casi nada de Biblia. Es necesario que cada ministerio musical tenga un tiempo de estudio de la Palabra de Dios. No solamente de temas relacionados a la alabanza y adoración sino también de temas relacionados a la vida cristiana y crecimiento espiritual. Que grato encontrarse con un bateriísta que conoce y ama la Biblia y que además de ello es un excelente músico.

Creo oportuno traer a colación el siguiente versículo bíblico. Porfavor, imagina que Dios mismo está diciendo esto a tu ministerio de Música.

16 Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido. 17 Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él. Colosenses 3:16-17

4. Ensayar, ensayar y ensayar: Excelencia se escribe con la misma “E” de Ensayo. Ningún ministerio alcanzará la excelencia músical a no ser que dedique tiempo y se discipline en sus prácticas de ensayo. El músico debe dar lo mejor de sí en su ensayo personal como en el de la banda y buscar que el grupo suene lo mejor posible. Te sugiero leer el artículo que escribí llamado 25 tips prácticos para ministerios musicales, allí encontrarás varias cosas que podrás hacer en un ensayo.

5. Tener juntos actividades extra-musicales: No solo de música vivirá el ministerio de alabanza, salgamos a comer juntos, juegemos algún deporte, vayamos de paseo y fortalezcamos nuestra amistad más allá de lo musical. Esto dará un vigor inéxplicable a la banda al momento de estar tocando.

Espero que este artículo pueda ser bendición para tu ministerio y que puedas compartirlo con más personas.

Bendiciones Siempre

– See more at: http://www.blessministries.com/Bless/index.php?option=com_content&view=article&id=123:5-habitos-de-un-ministerio-musical-altamente-efectivo&catid=35:directoresalabanza#sthash.FpDsPd5y.dpuf

ATomando como base el nombre del conocido libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” de Stephen Covey decidí escribir este artículo, con el objetivo de compartir estas 5 actividades que ayudarán a que todo ministerio musical cristiano pueda traer más fruto al cuerpo de Cristo. Recordemos siempre que nuestra labor como musicos es SERVIR al cuerpo de Cristo con nuestro talento y no es buscar el aplauso del público.

Si tienes ideas de más hábitos que puediesemos practicar porfavor añadelas en el área de comentarios para que así podamos ser  más y más edificados.

1. Puntualidad: Este es un hábito característico de toda empresa o persona exitosa y debe ser característico de cada creyente. En el caso del ministerio musical un director de alabanza, amigo mío, me enseñó que llegar puntual a un ensayo es llegar a conectar mi equipo 15 min antes de la hora del inicio del ensayo. A veces llegamos al ensayo o al lugar donde ministramos a la hora en punto y nos lleva hasta 15 minutos preparar nuestro instrumento para que este listo para empezar. Y eso es si llegamos a la hora en punto, pero si llegamos 10 min tarde ya le estaremos quitando cerca de media hora al tiempo asignado ya sea para ensayar o ministrar. Alguien pensará que es un poco exagerado, sin embargo he estado en lugares donde el bateriísta llega tarde y además llega a cambiar la posición de la batería para acomodarla a como él toca, más la afinada, son cerca de 15 minutos; o bien guitarristas que llegan a colocar su pedalera y no encuentran un cable o luego se ponen a programar el sonido que se les borró y que necesitarán para determinada canción. Creo que todos estaremos más felices si al momento que llega la hora de iniciar una práctica ya todos estan listos para interpretar sus instrumentos sin ningún problema. Es decir si el ensayo o el servicio donde tocaremos comienza a las 10:00 debemos estar allí desde las 9:45 a más tardar (lo ideal sería 9:30 para poder probar el sonido y que todos estemos cómodos) así comenzaremos a hacer música a las 10:00 en punto.

2. Orar y Adorar Juntos: Esta práctica debiera ser el óxigeno que respira todo ministerio musical, sin embargo, muchísimas veces es descuidada. Debemos tomar un tiempo para estar en comunión con Dios  como equipo, pero no debe ser solo unos minutos dentro del ensayo sino un tiempo especial y específico para orar y adorar a Dios. Cuando un director de alabanza a tenido su tiempo personal de comunión con Dios tiene mayor facilidad y autoridad para guiar a un grupo de personas a un momento de comunión con Dios. ¿Te imaginas lo que ocurre si todo el ministerio musical ha tenido un tiempo en comunión con Dios antes de subir a ministrar? Que agradado se siente Dios cuando un grupo de sus hijos están tocado su mejor música solamente para Él, sin ningún otro testigo y sin ninguna otra motivación que adorarle. Seguramente ese será un ministerio poderoso.

3. Estudiar Juntos la Palabra de Dios: Estamos encontrando, por muchos lugares, una generación de musicos cristianos que saben mucho de música pero poco o casi nada de Biblia. Es necesario que cada ministerio musical tenga un tiempo de estudio de la Palabra de Dios. No solamente de temas relacionados a la alabanza y adoración sino también de temas relacionados a la vida cristiana y crecimiento espiritual. Que grato encontrarse con un bateriísta que conoce y ama la Biblia y que además de ello es un excelente músico.

Creo oportuno traer a colación el siguiente versículo bíblico. Porfavor, imagina que Dios mismo está diciendo esto a tu ministerio de Música.

16 Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido. 17 Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él. Colosenses 3:16-17

4. Ensayar, ensayar y ensayar: Excelencia se escribe con la misma “E” de Ensayo. Ningún ministerio alcanzará la excelencia músical a no ser que dedique tiempo y se discipline en sus prácticas de ensayo. El músico debe dar lo mejor de sí en su ensayo personal como en el de la banda y buscar que el grupo suene lo mejor posible. Te sugiero leer el artículo que escribí llamado 25 tips prácticos para ministerios musicales, allí encontrarás varias cosas que podrás hacer en un ensayo.

5. Tener juntos actividades extra-musicales: No solo de música vivirá el ministerio de alabanza, salgamos a comer juntos, juegemos algún deporte, vayamos de paseo y fortalezcamos nuestra amistad más allá de lo musical. Esto dará un vigor inéxplicable a la banda al momento de estar tocando.

Espero que este artículo pueda ser bendición para tu ministerio y que puedas compartirlo con más personas.

Bendiciones Siempre

– See more at: http://www.blessministries.com/Bless/index.php?option=com_content&view=article&id=123:5-habitos-de-un-ministerio-musical-altamente-efectivo&catid=35:directoresalabanza#sthash.FpDsPd5y.dpuf

¿Qué piensas de esta nota?

Comparte tus pensamientos.