Nuestro “Quehacer” Cristiano no es más importante que nuestro “Ser” Cristiano.