Dios es Sin Igual

Reflexiones de la Vida y la Palabra de Dios por el Pastor William Arévalo

Mes: julio 2012

La primera Misión de Gedeón parte 2

herramientas

Continuando con el tema de la primera misión de Gedeón. Vemos otro detalle importante en el versículo de Jueces 6:25 – 26

Aquella misma noche el Señor le dijo: «Toma un toro del rebaño de tu padre; el segundo, el que tiene siete años. Derriba el altar que tu padre ha dedicado a Baal, y el poste con la imagen de la diosa Aserá que está junto a él.  Luego, sobre la cima de este lugar de refugio, construye un altar apropiado para el Señor tu Dios. Toma entonces la leña del poste de Aserá que cortaste, y ofrece el segundo toro como un holocausto.» NVI

Si nos fijamos con detenimiento ¿Quién había construido ese altar a Baal? Nada más y nada menos que su padre. Eso le implicaría muchas más complicaciones a esta misión. De hecho unos versos más adelante la escritura dice que Gedeón tenía miedo de su familia y de los demás hombres de la ciudad. Sin embargo, eso no fue impedimento para que cumpliera con lo que Dios le había encomendado. Ese es el tipo de valentía que Dios está buscando en nuestras vidas hoy, alguien que este dispuesto a honrarle y obedecerle sin importar las consecuencias. ¿Será que encontrará esa disposición en tu corazón hoy?

Más adelante en la historia (v. 30) vemos que los hombres del pueblo querían matar a Gedeón por lo que habíá hecho, pero para sorpresa de todos, su propio padre es quien lo defiende (v 31) y además agrega “Si de veras Baal es un dios, debe poder defenderse de quien destruya su altar.”

Hay algo interesante aquí, el padre de Gedeón construyó el altar de Baal pero no aparenta ser un devoto del mismo, ya que no amonestó a su hijo por derribarlo y ni siquiera cuestionó sus razones. Entonces la pregunta es: ¿Porqué construyó un altar a Baal?

Quizás porque Baal era el dios que la mayoría adoraba, quizás porque quería probar a ver si funcionaba, quizás pensó que a Dios no le importaría, sea cual fuere la razón. El padre de Gedeón había hecho algo que ofendía a Dios y que Dios no estaba dispuesto a tolerar. Si el pueblo de Dios quería volver a tener el respaldo del Todopoderoso y verlo obrar con poder, tenía que quitar, derribar, destruir, desaparecer cualquier cosa que lo ofendiera.

Muchas veces en nuestras vidas hemos permitido que se arraigen hábitos, gustos, formas de pensar o formas de hacer las cosas que ofenden a Dios. Las justificaciones que tengamos para hacerlo pueden ser valederas, para nosotros, pero eso no hace que  dejen de ofender Dios. Y Dios no se va a manifestar con poder en nuestras vidas hasta que no quitemos de ellas lo que a Él le ofende.

Creo que la razón por la que estas lineas estan siendo escritas es porque Dios quiere que hagamos una revisión, no solamente de nuestras vidas sino de lo que estamos permitiendo que entre a la vida de nuestras congregaciones, que revisemos lo que estamos haciendo aún dentro de nuestros servicios de adoración a Dios. Porque muchas veces en búsqueda de ser los más llamativos posible para que las personas  vengan a nuestras reuniones estamos permitiendo, en el altar, espectáculos que no estamos 100% seguros que sean del agrado de Dios. Pero si funcionan para traer personas a la reunión los utilizamos.

Tengamos cuidado. No vaya a ser que construyamos un altar a otro dios como lo hizo el padre de Gedeón y luego nos estemos preguntando porque Dios no se manifiesta con poder en nuestras reuniones. Dios no depende de la cantidad de personas que se reúnen para derramar su poder. Mateo 18:20 dice: “Pues donde se reúnen dos o tres en mi nombre, yo estoy allí entre ellos.” Lo que Él espera es que la razón de la reunión sea verdaderamente Él, y que si hay algo que a Él no le agrada en esa reunión lo quitemos inmediatamente no importa cuantos puedan ofenderse.

Gedeón podría haber contestado a Dios diciendo: “Señor, pero a la gente no le va a gustar que yo haga eso, voy a perder popularidad, porque no mejor liberamos al pueblo primero y luego derribamos el altar”  Pero cuando Dios nos manda a hacer algo, Él espera obediencia absoluta no sugerencias de como hacerlo mejor. Él es Dios y sabe que es lo que se debe hacer, aunque nosotros no lo entendamos.

Antes de realizar cualquier evento oremos a Dios buscando su guianza para estar seguros de que Él se agrada de cada una de las cosas que están en el programa, así nos garantizaremos que Él estará a gusto en medio nuestro y su presencia se manifestará poderosamente. Y si al revisar nuestra forma de hacer las cosas actualmente encontramos que hay algo que no está agradando a Dios, necesitamos actuar con la valentía de Gedeón para derribar ese altar, aunque alguien muy querido y respetado por nosotros lo haya construido, pero que está ofendiendo a Dios.

De hecho un dato más que llama la atención en el versículo de arriba es cuando Dios le dice a Gedeón: “Luego, sobre la cima de este lugar de refugio, construye un altar apropiado para el Señor tu Dios.

La palabra “apropiado” dice muchísimo en este versículo. Esforcémonos pues,  para que nuestras reuniones sean un altar apropiado para Dios.

Espero que esta nota sea utilizada por Dios para bendecir tu vida y que la puedas compartir con muchas más personas.

Bendiciones siempre!!

9 hábitos del cristiano altamente efectivo

Hace pocos dias leí sobre el fallecimiento de Stephen Covey autor del éxito de librería “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, que por cierto es un libro muy interesante que me ha  influenciado en varios aspectos. Luego leí un artículo llamado “Los 7 habitos de los padres altamente inefectivos” en el cual la autora mencionaba que el título había sido inspirado en el libro de Stephen Covey. Eso me llevo a pensar en la idea de escribir un blog donde pudiese mencionar algunos hábitos que pueden hacer de un cristiano, un cristiano altamente efectivo y como consecuencia, nació esta nota de blog.

El primer punto que quisiera establecer bíblicamente es el hecho de que Dios desea que seamos efectivos como creyentes, Dios desea que cada creyente produzca fruto, y no solo un poco sino lo máximo que pueda producir.

Cuando producen mucho fruto, demuestran que son mis verdaderos discípulos. Eso le da mucha gloria a mi Padre.” Juan 15:8 NTV

Y lo segundo,  establecer porqué algunos hábitos pueden ayudar al creyente a ser fructífero en su vida cristiana. Una de las definiciones de la palabra hábito que aparece en el diccionario de la Real Academia Española es el siguiente:

“Modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas.”

Cuando un creyente constantemente practica cada una de las acciones que comparto a continuación, estas llegarán a convertirse en un hábito en su vida y la consecuencia de estos hábitos será una vida cristiana fructífera.

Algo interesante de los hábitos es el hecho de que son personales, nadie puede ejecutar estas acciones por nosotros; nosotros somos quienes decidimos ejecutar estas acciones y nosotros somos quienes cosecharemos sus beneficios o sus consecuencias, dependiendo de la calidad de hábitos que practiquemos. Dicho esto comenzamos con el primer hábito.

La oración: El hábito de la oración es clave para una vida cristiana, si no practicamos una vida de oración no crecemos espiritualmente, mucho menos daremos fruto. Jesús mismo sentó las bases de una vida de oración.

“Así que Jesús muchas veces se alejaba al desierto para orar.” Lucas 5:16 NTV

El Apóstol Pablo recomendó:

“Nunca dejen de orar.” 1 Tesalonicenses 5:17 NTV

El tiempo de oración más poderoso para nuestras vidas es el que tenemos a solas con Dios. Este tiempo implica intimidad con Dios.  Jesús dijo:

“Pero tú, cuando ores, apártate a solas, cierra la puerta detrás de ti y ora a tu Padre en privado. Entonces, tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará.” Mateo 6:6 NTV.

Estudiar y meditar  la Palabra de Dios: Este hábito junto con el anterior son las bases fundamentales para la vida cristiana. No podemos llamarnos autenticos cristianos si no los practicamos. (OJO  este hábito es más que solo leer la Biblia)

Estudia constantemente este libro de instrucción. Medita en él de día y de noche para asegurarte de obedecer todo lo que allí está escrito. Sólo entonces prosperarás y te irá bien en todo lo que hagas. Josué 1:8 NTV

Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.  Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra. 2 Timoteo 3:16-17

Si deseamos una relación personal fuerte y sólida con Dios, estos dos hábitos son los cimientos para construirla.

Alabar el nombre de Dios. Cuando una persona desarrolla el hábito de alabar a Dios constantemente, su perspectiva de la vida cambia y su espiritu se fortalece. Además, seguramente servirá de ejemplo e inspiración para los que le rodean, especialmente si son personas que no conocen a Dios.

Alabaré al Señor en todo tiempo; a cada momento pronunciaré sus alabanzas. Sólo en el Señor me jactaré; que todos los indefensos cobren ánimo. Vengan, hablemos de las grandezas del Señor; exaltemos juntos su nombre. Salmo 34:1-3 NTV 

Así que ofrezcamos continuamente a Dios, por medio de Jesucristo, un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios que confiesan su nombre. Hebreos 13:15 NVI

Predicar la Palabra de Dios: Este hábito es clave para la efectividad del cristiano. En la última carta que el apóstol Pablo escribe a Timoteo nos deja ver la trascendental importancia que tiene el ponerlo en práctica.

En presencia de Dios y de Cristo Jesús —quien un día juzgará a los vivos y a los muertos cuando venga para establecer su reino— te pido encarecidamente: predica la palabra de Dios. Mantente preparado, sea o no el tiempo oportuno. Corrige, reprende y anima a tu gente con paciencia y buena enseñanza…….Ocúpate en decirles a otros la Buena Noticia y lleva a cabo todo el ministerio que Dios te dio. 2 Timoteo 4: 1-2 y 5c NTV

Me gusta mucho este pasaje porque nos deja implicita la forma en que debemos discípular y nos deja claro el contenido de nuestro mensaje: La Palabra de Dios. Además cuando dice “Ocúpate en decirles a otros la Buena Noticia” nos deja ver que no es algo opcional el hablar a otros de Jesús sino algo prioritario y que necesita volverse un hábito en nuestra vida.

Congregarse: Este es un hábito que muchos lo practican pensando que en él se encuentra la salvación. Pero no es así, la vida eterna no se hereda solo por congregarse. Y por otro lado están quienes prefieren no congregarse por distintas razones que les parecen muy valederas, sin embargo, no hay razón que valga contra la ordenanza bíblica.

Y no dejemos de congregarnos, como lo hacen algunos, sino animémonos unos a otros, sobre todo ahora que el día de su regreso se acerca. Hebreos 10:25 NTV

Si aún no lo tenemos, busquemos un lugar donde se reunan cristianos genuinos y congreguemonos con regularidad, hagamos de ello un hábito, Dios es sabio y sabe porque es conveniente hacerlo.

Dar dinero para la obra de Dios: Este es un hábito cuestionado por algunos. Personalmente yo lo he practicado en mi vida y no tengo nada de que lamentarme, antes bien, he disfrutado mucho la bendición de poder hacerlo. La iglesia de Filipos era una iglesia que tenía el hábito de  dar para la obra de Dios desempeñada por el apóstol Pablo y veamos lo que él les escribe:

 Como saben, filipenses, ustedes fueron los únicos que me ayudaron económicamente cuando les llevé la Buena Noticia por primera vez y luego seguí mi viaje desde Macedonia. Ninguna otra iglesia hizo lo mismo.Incluso cuando estuve en Tesalónica, ustedes me mandaron ayuda más de una vez. No digo esto esperando que me envíen una ofrenda. Más bien, quiero que ustedes reciban una recompensa por su bondad. Por el momento, tengo todo lo que necesito, ¡y aún más! Estoy bien abastecido con las ofrendas que ustedes me enviaron por medio de Epafrodito. Son un sacrificio de olor fragante aceptable y agradable a Dios. Y este mismo Dios quien me cuida suplirá todo lo que necesiten, de las gloriosas riquezas que nos ha dado por medio de Cristo Jesús. Filipenses 4: 15-19 NTV

Pablo  no presenta este hábito como una obligación, pero si como una bendición tanto para el que recibe como para el que da. Mi exhortación personal es desarrollar el hábito de dar para la obra de Dios, es seguro que estamos siendo más fructíferos para Dios si lo hacemos.

Dar Gracias: La gratitud es un hábito que Dios mismo desea que desarrollemos. Una persona agradecida estará muy lejos de ser dominada por la amargura, depresión o de olvidar las bondades de Dios para su vida. No cabe duda que una persona agradecida vive más feliz que la que no agradece.

Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús. 1 Tesalonicenses 5:18 NTV

Huir de lo que le pueda llevar a pecar: Este es un hábito que necesita ser desarrollado en la vida de cada cristiano.

Huye de todo lo que estimule las pasiones juveniles. En cambio, sigue la vida recta, la fidelidad, el amor y la paz. Disfruta del compañerismo de los que invocan al Señor con un corazón puro. 2 Timoteo 2:22 NTV

Al decir “pasiones juveniles” el apóstol se refiere a deseos pecaminosos de la carne.

 Las tentaciones que enfrentan en su vida no son distintas de las que otros atraviesan. Y Dios es fiel; no permitirá que la tentación sea mayor de lo que puedan soportar. Cuando sean tentados, él les mostrará una salida, para que puedan resistir. 1 Corintios 10:13 NTV.

Hagámos un hábito el evitar todo aquello que pueda llevarnos a pecar y seguramente le fallaremos menos a Dios y disfrutaremos del gozo de una vida en victoria.

Cuidar el cuerpo: Desarrollar el hábito de cuidar nuestro cuerpo conlleva aplicar otros hábitos en nuestra vida, por ejemplo: Hacer ejercicio, alimentarse sanamente, descansar bien y algunos más. Una vez más, es el apóstol Pablo quién hace la exhortación a Timoteo.

Ten mucho cuidado de cómo vives y de lo que enseñas. Mantente firme en lo que es correcto por el bien de tu propia salvación y la de quienes te oyen. 1 Timoteo 4:16 NTV

La frase “Ten cuidado de cómo vives” es la que me da pie a pensar que el apóstol también está pensando en el cuidado de su cuerpo, alimentación, descanso, etc. Más adelante le dice:

No bebas agua solamente. Deberías tomar un poco de vino por el bien de tu estómago, ya que te enfermas muy seguido. 1 Timoteo 5:23

Entre mejor cuidemos el templo del Espíritu Santo más energía y salud tendremos para seguir dando fruto en la obra de Dios.

Estoy convencido que estos hábitos no son todos los que debe vivir un creyente para ser efectivo o frutctífero en el reino de Dios pero si nos dan una buena orientación de por donde empezar.

Espero que esta lectura sea de bendición para tu vida y te pido favor que, de ser posible, la compartas en tu red social o de la forma que consideres más conveniente a fin de que la Palabra de Dios pueda llegar a más lugares.

Deseo finalizar esta nota con el siguiente versículo:

No quiero decir que ya haya logrado estas cosas ni que ya haya alcanzado la perfección; pero sigo adelante a fin de hacer mía esa perfección para la cual Cristo Jesús primeramente me hizo suyo. No, amados hermanos, no lo he logrado, pero me concentro sólo en esto: olvido el pasado y fijo la mirada en lo que tengo por delante, y así avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús. Filipenses 3:12-14

Bendiciones siempre!!

La primer misión de Gedeón parte 1

log-647051_1920

Para muchos es conocida la historia de Gedeón y de cómo con solo 300 hombres obtuvo la victoria sobre los madianitas que oprimian a Israel. También somos muchos los que queremos ser usados por Dios para proezas de ese calibre. Sin embargo no todos estamos dispuestos a cumplir, como lo hizo Gedeón, con la primera misión que Dios le encomendó.

Esta la encontramos en Jueces 6:25 – 26

Aquella misma noche el Señor le dijo: «Toma un toro del rebaño de tu padre; el segundo, el que tiene siete años. Derriba el altar que tu padre ha dedicado a Baal, y el poste con la imagen de la diosa Aserá que está junto a él.  Luego, sobre la cima de este lugar de refugio, construye un altar apropiado para el Señor tu Dios. Toma entonces la leña del poste de Aserá que cortaste, y ofrece el segundo toro como un holocausto.» NVI

Antes de que Dios nos pueda usar de forma poderosa, necesitamos derribar cualquier cosa en nuestra vida que no le agrade.

Probablemente, al igual que a mí, Dios te ha mostrado cosas en tu vida que no le agradan y que te a dicho que derribes y en lugar de obedecer, tratas de fingir que no te ha dicho nada y buscas hacer otras cosas para “compensar” el que no le hayas obedecido.

Pero a Dios no lo podemos engañar, ni negociarle en esos asuntos. Si Dios demanda algo de nosotros, Él espera que obedezcamos lo antes posible, de lo contrario no podrá pasar con nosotros al siguiente nivel.

Muchos cristianos se han quedado estancados en su crecimiento espiritual porque ha llegado un punto en el que no han estado dispuestos a hacer lo que Dios pide de ellos. ¿Crees tú, mi estimado lector, que Dios hubiera usado a Gedeón si Gedeón decide no obedecer esta primera misión?

En mi caso personal he experimentado ese “estancamiento” mientras no obedezco lo que Dios me está pidiendo hacer. A veces es derribar un mal habito pecaminoso, otras veces derribar mi timidez y hablar lo que Él quiere, otras derribar el temor y dar pasos de fe creyendo en Su Palabra. Una vez que he obedecido he podido comprobar como una nueva dimensión de comunión con Dios se establece en mi vida y he visto milagros y proezas suceder.

Te invito a meditar por un momento y hacer una revisión en tu propia vida. Preguntale a Dios ¿Señor, hay algo en mi vida que quieras que derribe antes de seguir adelante? Si Dios te muestra algo te animo a que lo más pronto posible pongas manos a la obra para derribarlo y te aseguro que verás la mano de Dios obrando en un nuevo nivel sobre tu vida.

Hay más cosas interesantes que podemos aprender de esta historia, pero  las seguiremos viendo más adelante.

Espero que Dios siga bendiciendo y trabajando en tu vida y porfavor no dejes de compartir este mensaje para que la Palabra de Dios pueda seguir llegando a más y más personas.

¿Estoy agradando a Dios?

rockstars-964523_1920

Imaginemos por un momento que vamos a un restaurante y pedimos un delicioso platillo  el cual incluye un buen trozo de carne asada; luego de un considerable tiempo de espera llega el cocinero y en lugar de darnos lo que pedimos nos da un gran plato de comida vegetariana porque a él le gusta muchísimo. Además, al momento en que le decimos que eso no es lo que pedimos y que preferimos nuestro plato con carne, el hombre se enoja y nos dice que comamos el plato de vegetales que nos sirvió. Y por si fuera poco, cuando decidimos irnos al restaurante de enfrente donde si nos dan el plato que pedimos, y con una sasón exquisita, aquel hombre comienza a decir a todos los que están pasando por allí, que somos unos malagradecidos porque no quisimos comer el plato que con tanto esfuerzo y cariño nos había preparado, colocandose así en el lugar de la víctima y nosotros de los tiranos.  ¿Qué pensar de alguien que actúa así?

Por extrema que parezca esta situación resulta ser que Dios la vive muchísimas veces con nosotros. En especial a lo relacionado con nuestra entrega en adoración a Él.

En muchísimas ocasiones preferimos darle a Dios lo que nosotros queremos darle y no lo que Él pide de nosotros. Y luego nos quejamos porque no vemos su bendición en nuestras vidas. Permitimos que nuestro cuerpo participe de cosas que no son del agrado de Dios en lugar de ofrecerlo como sacrificio vivo y Santo y luego queremos que Dios nos bendiga porque le cantamos con las manos en alto.  Veamos este versículo:

“Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Esa es la verdadera forma de adorarlo. 2 No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.” Romanos 12: 1-2 NTV

Estimados hermanos, estamos haciendo muchas cosas al estilo del mundo y ofreciendo adoración al estilo del mundo y queremos que Dios la reciba con agrado olvidándonos de la orden que nos dejó en su Palabra.

“No adores al Señor tu Dios de la manera en que esos pueblos paganos rinden culto a sus dioses. Más bien, busca al Señor tu Dios en el lugar de adoración que él mismo elegirá entre todas las tribus, el lugar donde su nombre será honrado.” Deuteronomio 12:4-5

Mientras estemos coqueteando con el pecado, y tratando de vivir lo más parecido al mundo, aunque sin llegar a pecar, no podremos ver el poder de Dios obrando en nuestras vidas y nuestra adoración no será recibida, antes bien hay más posibilidades de que el pecado nos gane y nos ate.

Finalizo con este conocido relato bíblico.

3 Al llegar el tiempo de la cosecha, Caín presentó algunos de sus cultivos como ofrenda para el Señor. 4 Abel también presentó una ofrenda: lo mejor de las primeras crías de los corderos de su rebaño. El Señor aceptó a Abel y a su ofrenda, 5 pero no aceptó a Caín ni a su ofrenda. Esto hizo que Caín se enojara mucho, y se veía decaído.

6 «¿Por qué estás tan enojado? —preguntó el Señor a Caín—. ¿Por qué te ves tan decaído? 7 Serás aceptado si haces lo correcto, pero si te niegas a hacer lo correcto, entonces, ¡ten cuidado! El pecado está a la puerta, al acecho y ansioso por controlarte; pero tú debes dominarlo y ser su amo».

Genesis 4: 3 – 7 NTV

Caín debía ofrecer lo mejor de su cosecha y no solamente algunos de sus cultivos por eso Dios le dice: “Serás aceptado si haces lo correcto” Es verdad que Caín estaba dando “algo” de él, pero no estaba dando lo que Dios quería.

Como una nota especial para mis colegas del ministerio musical quisiera decir que nuestros mejores acordes, horas de ensayo, arreglos musicales etc. no sustituirán nuestra consagración a Dios. Esos sacrificios no serán recibidos por Dios si no le damos primeramente lo que Él requiere de nosotros.

“Y ahora, Israel, ¿qué requiere el Señor tu Dios de ti? Sólo requiere que temas al Señor tu Dios, que vivas de la manera que le agrada y que lo ames y lo sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma.” Deuteronomio 10: 12-13

Oro para que esta reflexión produzca fruto de bendición en tu vida. Porfavor no dejes de compartirla con alguien más.

Bendiciones siempre!!